El Estado Islámico amenaza a España con nuevos atentados en su primer vídeo en castellano

(ADI).- El Estado Islámico ha celebrado en su primer vídeo en castellano la matanza de Barcelona. En la cuidada producción audiovisual aparece un yihadista encapuchado, identificado como Abu Salman al-Andalusi, que amenaza con nuevos ataques en España. “Que Alá acepte los sacrificios de nuestros hermanos en Barcelona. Nuestra guerra con vosotros durará hasta el final del mundo”, dice Al Andalusi con un marcado acento árabe.

Mientras suena un cántico propagandístico en francés, mezclado con imágenes de la concentración liderada por el rey Felipe VI, en pantalla sale otro yihadista luciendo barba, atuendo militar y un aspecto algo desaliñado. Se trata de Abu Lais al-Qurdubi, un joven de 22 años, nacido en Córdoba (España), que viajó a Siria en 2014 para unirse al Estado Islámico junto a su madre, una conversa al islam española, y sus cuatro hermanos.

A cara descubierta y también en castellano, Al Qurdubi asegura que “Al Andalus volverá a ser lo que fue, tierra del Califato”. “A los cristianos españoles, no os olvidéis de la sangre derramada de los musulmanes por la Inquisición española. Vengaremos vuestra matanza y la que estáis haciendo actualmente con el Estado Islámico”, añade.

En su discurso, el miliciano del grupo radical sunita invita a los musulmanes que no puedan unirse al Califato a hacer la yihad donde estén. “La yihad no tiene fronteras, haced la yihad donde podáis y Alá estará complacido con vosotros”, proclama.

Una voz en off en árabe también advierte de que si España no se retira de la coalición internacional en Siria e Irak y “deja de hacer la guerra, nunca os vamos a dejar tranquilos”. “Que sepáis que en la casa de los cruzados no existen los inocentes”, asegura la organización islamista en la cinta. Si se realizan estos ataques contra los civiles, explica, es porque “es más doloroso”.

En la grabación, de unos tres minutos de duración, se suceden las imágenes de los atentados de Cataluña en los informativos de todo el mundo. Además, se aprecia a dirigentes políticos españoles durante el minuto de silencio que se guardó en homenaje a las víctimas.

Una de las últimas imágenes del vídeo, titulado “La conquista de Barcelona”, es la foto de Younes Abouyaaqoub, autor material de la matanza en La Rambla.

Anuncios

Porqué ha atentado ahora el ISIS en España

(SOS).- 13 años después del ataque terrorista en la estación de Atocha, en Madrid, España ha sido nuevamente víctima del terror. Esta vez, a expensas de Barcelona. Unas pocas horas después del atentado que ha sacudido Las Ramblas, el corazón de la vida nocturna, el turismo y también de la ciudad de Barcelona, ​​las preguntas se agolpan y se esperan respuestas, con una única certeza: la yihad está presente en España. Y escribimos “está presente” y no “ha vuelto”, por la sencilla razón de que el yihadismo nunca se ha ido de España. Al igual que un volcán inactivo, esperando explotar para reclamar nuevas víctimas, el terrorismo de origen islámico vive en España desde hace años, se alimenta de símbolos, de hombres, de redes criminales y de una cultura subterránea que se ha establecido en todo el territorio español. Durante mucho tiempo, la política española y también la opinión pública, que se alimenta de lo que dice la política y los medios de comunicación, han considerado que la participación en la guerra de Irak de la mano de Aznar fue la causa del ataque a Madrid. De una u otra forma, España se ha autoconvencido de haber pagado el precio de esa guerra con el atentado y de haber cerrado así el paréntesis yihadista contra el país.

En realidad, no ha sido así en absoluto. Y si Barcelona ha sido la manifestación más clamorosa y horrible de esta amenaza, hay toda una serie de elementos, de factores y también de noticias que, si se analizan en su conjunto, muestran una imagen absolutamente profunda y arraigada de un islamismo mucho más peligroso y presente de lo que se creía. El hecho de que no se hubieran producido muertes, hasta hace unos días, a manos del terrorismo en territorio español, no era un indicio de que se tratara de una amenaza latente pero sustancialmente inofensiva. Ante todo, nunca hay que olvidar un hecho esencial: España siempre ha estado en el punto de mira de la propaganda yihadista, tanto de Al Qaeda como del Estado Islámico. En cualquier mapa del mundo en sintonía con el islamismo radical, en todas las revistas, en cada mensaje relacionado con Europa, España está presente y es llamada Al Andalus. Este es el nombre que los árabes dieron a la Península Ibérica en la época de los primeros ataques contra los reinos visigodos. Islam y España o Al Andalus– entrelazan su historia desde hace siglos, y hay una parte del fundamentalismo islámico que nunca ha olvidado al que durante siglos ha sido uno de los territorios más grandes bajo el dominio árabe. El simbolismo de Al Andalus ha sido retomado por todos. Baste decir, como ejemplo, que una de las siglas más peligrosas del yihadismo magrebí, Jamaat Nusrat al-Islam wal Muslimin, cuenta con un medio propio de propaganda cuyo nombre es Al Zallaqa, el nombre que los soldados musulmanes dieron al campo de batalla y que significaba “terreno resbaladizo”, debido a la cantidad de sangre cristiana que se había vertido.

Ahora, la sangre vuelve a fluir en España, pero esta vez no hay una batalla, sino que se trata de una guerra. Una guerra sucia, terrible y vergonzosa, y como tal debe ser tratada. España se enfrenta ahora a un atentado, pero también a muchas amenazas. El número de yihadistas detenidos ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Una señal de que los Servicios de Inteligencia y la Policía trabajan, pero una muestra ineludible de la presencia real de este peligro. Por primera vez, en 2017, el número de yihadistas detenidos en las prisiones españolas ha superado al número de detenidos por pertenecer a ETA. El terrorismo islámico ha suplantado así al verdadero peligro local que ha ensangrentado a España durante décadas. En 2012 sólo hubo cinco operaciones con ocho detenidos; En 2013, ocho operaciones con 20 detenidos; En 2014, 13 operaciones con 69 detenidos; En 2015, 36 operaciones con 75 detenidos; En 2016, 36 operaciones con 69 detenidos. Hasta ahora, en 2017, ya se han realizado 27 operaciones policiales con 37 detenidos.

En Cataluña, una tierra que ha sido testigo del último ataque sangriento de Las Ramblas, el fenómeno yihadista y el del radicalismo islámico, en general, se nota particularmente. Barcelona, ​​junto con Ceuta y Melilla, es considerada una central del yihadismo islamista. Y el hecho de que se inserte junto con los dos enclaves en territorio marroquí, pone de manifiesto que se trata de un fenómeno absolutamente significativo para la ciudad catalana. El 40% de los arrestos por actividades relacionadas con el terrorismo islámico en todo el territorio español, se produjo en Cataluña. De estos, el 95% en Barcelona. Aquí la población islámica es cada vez mayor y, aunque no hay un Molenbeeck catalán, existen unos lugares en los que es más fácil que, alrededor de los centros islámicos o de las mezquitas radicales, se creen zonas francas donde se alimente el yihadismo. Son las mismas áreas desde donde decenas de combatientes han salido para luchar en las filas del Estado Islámico, y que hoy vuelven y contribuyen a alimentar el terror en el país que los vio nacer o los acogió. Un problema que no debe subestimarse, sobre todo porque muchos de ellos, procedentes de Ceuta y Melilla, tienen pasaporte español y, por lo tanto, son a todos los efectos ciudadanos españoles y europeos.

Muchos se preguntan si España ha sido atacada por alguna razón. Es difícil dar una. No estamos ante un país culpable de guerras o crímenes contra el Islam. Y se cometería el mismo error que después de Atocha: querer encontrar una especie de causa-efecto entre guerra y atentados. Las cosas no son así: el ISIS, Al Qaeda y sus afiliados (incluso sus lobos solitarios, que no son solitarios en absoluto) no golpean a un país porque ha hecho algo. Simplemente atacan donde haya un terreno fértil para crecer y perseguir su plan. España, por desgracia, lo ha sido.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

España: Jornada sobre los mártires y el perdón en Paracuellos de Jarama

Madrid (SOS).- Este sábado tuvo lugar un encuentro denominado “Con ojos nuevos”, para meditar sobre el significado del martirio y la importancia del perdón. La jornada de reflexión y oración fue organizada por el Centro Católico de Preparación, una pujante iniciativa que dirige el sacerdote Walter Kowalski.

A las 10.30 horas, unas cincuenta personas llenaban una sala del centro cultural de Ajalvir, una hermosa localidad a 26 kilómetros de Madrid capital y a 12 kilómetros de Alcalá de Henares. Tras unas breves palabras introductorias del padre Walter, arrancó el intenso programa con la proyección del documental “La Cruz, el Perdón y la Gloria” sobre la persecución religiosa en España durante la II República y la Guerra Civil.

Al margen de la contienda militar, en aquella época se libró en el país una auténtica persecución contra la Iglesia y, en general, contra todo lo cristiano. Fueron millares los laicos, religiosas y religiosos, seminaristas, sacerdotes y obispos que murieron simplemente por ser fieles a Jesucristo hasta las últimas consecuencias.

Una vez concluido el visionado del impactante documental, los organizadores invitaron al periodista Iván de Vargas -miembro de Nazarenos Perseguidos y colaborador de Amigos de Irak y SOS Cristianos en Siria- a dar testimonio de la dramática situación que atraviesan actualmente los cristianos en Medio Oriente, ante el silencio de la mayoría de los medios de comunicación. En su intervención -que duró algo más de 30 minutos- invitó a los presentes a difundir lo que está sucediendo en pleno siglo XXI en Siria e Irak, a rezar por los cristianos perseguidos y a colaborar con generosidad con los que están ayudando a estos hermanos, cada uno según sus posibilidades.

Después de dirigir una hermosa oración a la Virgen María, los asistentes a la jornada se desplazaron en coches al cercano Cementerio de los Mártires en Paracuellos de Jarama. Allí, varios miles de prisioneros desarmados, trasladados desde distintas cárceles y checas de Madrid, fueron asesinados entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936. Muchos habían sido detenidos y murieron simplemente por ser personas religiosas.

La Iglesia constata ya que muchos de los asesinados en ese lugar están en el Cielo. Son 134 los mártires beatificados por San Juan Pablo Magno, Benedicto XVI y Francisco: 63 religiosos agustinos, 22 hospitalarios de San Juan de Dios, 13 dominicos, seis salesianos, 15 misioneros oblatos, tres hermanos maristas, un sacerdote de la Orden de San Jerónimo, un capuchino, un religioso carmelita y nueve religiosos de La Salle.

Hay más en camino hacia los altares y la veneración pública: el pasado 12 de noviembre, en la catedral de Alcalá, el obispo Juan Antonio Reig Pla presidió el inicio de la investigación diocesana para canonizar a otros 44 mártires asesinados en la diócesis. Se trata de Eduardo Ardiaca Castell y 43 compañeros, de los que 18 descansan en Paracuellos: siete agustinos, cinco maristas y seis laicos, entre ellos Pedro Muñoz Seca, dramaturgo muy popular por su comedia “La Venganza de Don Mendo”.

Previsiblemente, en el cementerio de Paracuellos descansan muchos cristianos que podrían llegar a ser beatificados como mártires: los hay de al menos 20 congregaciones distintas y laicos de la Acción Católica, la Adoración Nocturna Española o las Congregaciones Vicencianas.

Coincidiendo con el 80 aniversario de las matanzas, algunos familiares de las víctimas se encontraban recorriendo las siete grandes fosas donde yacen los beatos mártires y las otras miles de personas asesinadas. Ante una de las cruces, sonaron unos breves acordes de corneta y se leyó una oración por los fieles difuntos.

En la pequeña capilla, bajo el cuidado de la Hermandad de Nuestra Señora de los Mártires de Paracuellos, el padre Walter Kowalski celebró la Santa Misa y dirigió un rato de oración frente a Jesús expuesto en el Santísimo Sacramento.

El encuentro concluyó con una comida y un agradable rato de convivencia. Durante el almuerzo, todos los presentes manifestaron su interés para que se dedique un monográfico a los cristianos perseguidos en Oriente Medio. Informaremos próximamente.