Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía refuerza su presencia militar en la frontera con Siria

(SOS).- El Ejército turco ha enviado un nuevo convoy militar a la provincia de Kilis, fronteriza con Siria. El contingente de artillería, formado por seis tanques y vehículos militares con obuses, ha sido desplazado en las últimas horas cerca del enclave de Afrin.

En esa zona se han producido con frecuencia enfrentamientos entre el Ejército turco y las Unidades de Protección del Pueblo kurdosirias (YPG), y ambos se han acusado mutuamente de iniciar las hostilidades.

Las YPG son el principal contingente de las FSD, una alianza armada kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos que trata de arrebatar al Estado Islámico la ciudad de Al Raqa.

Ankara las considera una organización terrorista y las define como una simple filial siria del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la milicia kurda en Turquía.

Las autoridades de Afrin, en el norte de la provincia de Alepo, han denunciado en varias ocasiones ataques del Ejército de Turquía, así como un creciente despliegue militar en la frontera turca.

(Fuente: Agencias)

EEUU despliega 400 militares en Siria sin el permiso de Damasco

(SOS).- Estados Unidos ha desplegado en Siria en los últimos días a Rangers y Marines para preparar el asalto final a Raqqa, capital del autoproclamado Califato.

En total, 400 nuevos hombres se suman a los 500 efectivos de las fuerzas especiales que desde hace meses ya trabajan con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza de grupos locales liderada por los kurdos, principal apoyo de Washington sobre el terreno.

El portavoz de la coalición internacional, John L. Dorrian, ha confirmado que el despliegue culminó “hace unos pocos días” y que “tendrá carácter temporal”. La prioridad es aislar la ciudad siria de Raqqa y cortar todas las vías de escape posibles a los yihadistas. Según el coronel Dorrian, esta operación de cerco “va muy bien” y podría completarse “en pocas semanas”. Una vez que se consiga, “podremos tomar la decisión de avanzar”, ha explicado el mando estadounidense.

Por su parte, una fuente kurda ha revelado que esperan la llegada de más soldados norteamericanos “en los próximos días”.

Los Marines de la 11ª Unidad Expedicionaria se encargarán de desplegar una batería de artillería en un puesto avanzado a 30 kilómetros de Raqqa, mientras que el papel de los Rangers consistirá en evitar los choques entre sus aliados kurdos y el Ejército de Turquía en Manbij, ciudad del norte del país liberada de manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

El despiegue de este contingente armado en el país árabe se ha realizado sin el permiso del Gobierno sirio. Esta no es la primera vez que Washington interfiere en los asuntos internos de Siria reforzando allí su presencia militar. El 31 de enero, la Administración norteamericana envió vehículos blindados a las FDS.

El Gobierno de Damasco ha denunciado reiteradamente la violación de su soberanía por parte de Estados Unidos y considera ineficaz y teatral la lucha antiterrorista de Washington.

También ha indicado que algunos países de Occidente y de la región como Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar y Turquía han otorgado todo tipo de asistencia a grupos terroristas en Siria e Irak para promover sus propios objetivos políticos.

(Fuente: Agencias)