Daesh obliga a los civiles de Raqqa a llevar ropa afgana para ser usados como escudos humanos

(SOS).- El Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) ha impuesto un nuevo código de vestimenta en Raqqa, en el noroeste de Siria y uno de los pocos reductos que los yihadistas mantienen bajo su poder.

La organización terrorista ha obligado a todos los hombres a vestirse con ropa de “estilo afgano” y dejarse barba, para que los combatientes no puedan ser distinguidos.

La decisión fue tomada la semana pasada y los milicianos ya patrullan las calles de la ciudad para garantizar el cumplimiento de esta orden, lo que ha causado el descontento de los civiles ante el temor de ser tomados como escudos humanos u objetivos de los ataques aéreos.

Daesh también ha impuesto un código de vestimenta para las mujeres, que deben llevar lo que llaman “vestido de Aisha”.

No es la primera vez que los miembros del grupo islamista cambian su apariencia, para ocultarse o huir. Se han dado varios casos en los que las fuerzas sirias capturaron a yihadistas cuando intentaban escapar vestidos con ropa de mujer.

Fuentes locales han reconocido que la decisión afectará a la vida de los civiles que están tratando de llegar a las zonas controladas por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) en la zona norte, oeste y este de Raqqa y han confirmado las detenciones de personas que no llevan la ropa afgana.

Abu Mohamed, del movimiento disidente Raqqa is Being Slaughtered Silently (Raqqa está siendo masacrada silenciosamente), activo en la web y en las redes sociales en la denuncia de la violencia yihadista en la ciudad, ha referido que “para quienes no respeten la norma se prevén una multa y la cárcel”.

La ley, ha proseguido el activista, “es un intento para hacer que a los aviones caza y a las fuerzas kurdas se les torne más difícil distinguir entre civiles y miembros de Daesh”.

En la ciudad rige un “estado de alerta” máxima; cada día, ha explicado el líder de Raqqa is Being Slaughtered Silently, despunta con nuevos puestos de control y los milicianos arrestan a cualquiera que describa la situación como desastrosa. “Los precios son exorbitantes –ha lamentado Abu Mohamed– y no hay electricidad ni agua potable”.

En los últimos días, muchos familiares de los combatientes de Daesh se han trasladado a Raqqa desde la provincia vecina de Aleppo, donde están bajo la creciente presión del Ejército sirio por los rápidos avances en la parte oriental de Aleppo. La organización extremista estaría bloqueando el acceso de civiles, pero permitiendo el paso de los parientes de sus milicianos yihadistas.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

EEUU despliega un contingente militar en Siria

(SOS).- Estados Unidos ha enviado un pequeño contingente militar a la localidad siria de Manbij (en la provincia de Alepo) para evitar un posible enfrentamiento entre las milicias rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS), afín a Turquía, y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas principalmente por milicias kurdas.

Un portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis, ha explicado a la prensa que estos efectivos militares, “menos de varias decenas”, se encuentran desde principios de la semana pasada al oeste de Manbij para ser un “signo visible de disuasión y garantía”.

“Esta es una nueva iniciativa. Es la primera vez que hemos hecho algo así: salir ahí fuera y ser lo más visibles posible como símbolo de que el enemigo ha sido expulsado de Manbij”, ha explicado Davis. “No es necesario que haya nuevos avances para liberar” esta localidad siria, ha apostillado.

Las fuerzas estadounidense presentes en Manbij se habían limitado hasta ahora a funciones de entrenamiento, asesoramiento y asistencia, pero ahora por primera vez tienen la misión de asegurar que las diferentes partes del conflicto “no se ataquen mutuamente” y se enfoquen en combatir al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Desde el miércoles se han producido combates al oeste de Manbij entre efectivos del ELS y del Consejo Militar de Manbij, este último encuadrado en las FDS.

La urbe está bajo control del Consejo Militar de Manbij, que ha confirmado el refuerzo de la presencia estadounidense en la zona tras “el aumento de las amenazas turcas de ocupar la ciudad”.

Tras los combates con el ELS, el Consejo ha anunciado un acuerdo con Rusia para entregar las localidades del frente a las Fuerzas Armadas de Siria.

En los últimos meses, las FDS han conseguido arrebatar a los combatientes del Daesh diferentes territorios en el norte del país, siendo el logro más importante la liberación de la ciudad de Manbij, un bastión de los yihadistas en la frontera con Turquía.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio recupera el control de 29 localidades en el este de Alepo

(SOS).- El Ejército sirio ha recuperado el control de 29 localidades al noreste de Alepo que hasta ahora estaban en posesión del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

“El Ejército de Siria ha ampliado la zona de control al noreste de Alepo retomando el control de 29 localidades y aldeas tras duros enfrentamientos con el grupo Daesh”, dice un comunicado de las Fuerzas Armadas del país árabe emitido este sábado.

Las tropas sirias continúan la ofensiva en el este de la gobernación de Alepo en un intento de crear una zona de seguridad alrededor de la base aérea de Kuweires para garantizar su pleno funcionamiento.

Además, pretenden liberar la localidad de Al Jafsa, donde hay una estación de bombeo de agua que alimenta la capital provincial de Alepo, y que los terroristas han dejado fuera de servicio desde hace seis semanas.

La propia ciudad de Alepo fue liberada de los yihadistas a finales de diciembre de 2016 y está controlada por el Ejército Árabe Sirio. Desde entonces, las fuerzas gubernamentales retomaron 90 localidades en el este de la provincia.

(Fuente: Agencias)

Siria – EEUU reconoce en una grabación que la intervención rusa truncó sus planes de derrocar al presidente Bashar al-Assad

Iván de Vargas (SOS).- La Administración del presidente Barack Obama conocía la amenaza creciente que representaba en Siria el Estado Islámico (EI o Daesh, por su acrónimo en árabe) y confiaba en que sus avances supusieran el fin del Gobierno del presidente Bashar al-Assad, según un audio filtrado a los medios de comunicación. Pero Rusia intervino en el conflicto sirio, ayudando al mandatario alauita, con la intención de detener el avance del grupo terrorista. Entonces, las tornas cambiaron.

El New York Times publicó, el pasado 30 de septiembre, varios fragmentos de la grabación de una conversación entre el secretario de Estado John Kerry y miembros de la mal llamada oposición siria, en un encuentro que sostuvieron en la Misión de los Países Bajos el 22 de septiembre de 2016, al margen de la Asamblea General de la ONU.

En la mesa se sentaron unas 20 personas: representantes de cuatro grupos rebeldes sirios, incluidos los llamados Cascos Blancos; diplomáticos de tres o cuatro países; el enviado especial para Siria de Kerry; y el propio jefe del Departamento de Estado, encargado de las relaciones internacionales de Estados Unidos.

En esa grabación, el jefe de la diplomacia norteamericana deploraba que el Congreso de Estados Unidos se negara a enviar hombres para derrocar al presidente de la República Árabe Siria y aconsejaba a los rebeldes que buscaran a otra potencia militar que los pusiera en el poder.

En enero de 2017, The Last Refuge divulgó la conversación completa del jefe del Departamento de Estado con los insurgentes que se prolongó por 36 minutos. La grabación fue realizada por uno de los participantes y varios de los presentes en la reunión confirmaron su autenticidad.

Esta versión íntegra modifica el sentido de la conversación y demuestra que, con su selección de los fragmentos publicados, el New York Times no buscaba informar de la noticia sino proteger al Gobierno de Obama.

En el audio se oye a Kerry confirmar que el objetivo estratégico de la guerra que la Administración estadounidense inició en 2011 contra la República Árabe Siria era el derrocamiento del Gobierno de Damasco; que Estados Unidos esperaba que Daesh terminara el trabajo iniciado por Washington derrocando al presidente Al Assad.

“Los rusos han intervenido porque no quieren ver un Gobierno del Daesh. (…) Desgraciadamente, los rusos han cambiado la situación. Han cambiado la ecuación”, se lamenta el secretario de Estado en el audio.

“Rusia llegó [a Siria] porque el EI se volvía cada vez más fuerte (…) y representaba una amenaza ante la posibilidad de llegar a Damasco”, recalca el político estadounidense.

Kerry también confiesa que Washington estaba observando desde la distancia cómo Daesh crecía en Siria. Eso, según creían en Estados Unidos, podría finalmente contribuir a que el presidente sirio se sintiera “amenazado y negociara con ellos”.

“Pensábamos, posiblemente, lograr que Assad empezara a negociar. Pero en lugar de eso, Assad recibió el apoyo de Putin”, dice el jefe de la diplomacia estadounidense.

Así, esta grabación desmiente el mito de la “revolución” siria y también el relato de la lucha de Occidente contra el grupo terrorista liderado por Abu Bakr al-Baghdadi.

Además, permite comprender mejor las tensiones en el seno de la Administración Obama y la dimisión del general Michael Flynn, el entonces director de la agencia de inteligencia del Pentágono.

(Fuente: New York Times / The Last Refuge / Gli Occhi Della Guerra)

Rusia destruye varios depósitos de armas de Daesh en Siria

(SOS).- Seis bombarderos Tu-22M3 de las Fuerzas Aéreas rusas atacaron este lunes un puesto de almacenamiento de armas del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Los bombarderos rusos sobrevolaron varios territorios de Irak e Irán antes de ejecutar el ataque en un lugar cercano a la localidad siria de Deir ez-Zor, acompañados de varios cazas Su-30SM y Su-35S que partieron de la base aérea de Jmeimim.

“Después de ejecutar con éxito la operación encomendada, los aviones rusos retornaron a sus respectivas bases”, señala el comunicado del Ministerio de Defensa ruso.

Se trata del segundo ataque en menos de una semana de los bombarderos de largo alcance rusos Tu-22M3 contra instalaciones estratégicas de los yihadistas. La anterior ofensiva tuvo lugar el pasado 21 de enero, cuando se destruyeron varios campamentos, depósitos de armas y concentraciones de vehículos blindados de Daesh.

(Fuente: Agencias)

Daesh ejecuta a 12 personas y causa serios daños al teatro de la ciudad antigua de Palmira

(SOS).- El autodenominado Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) destruyó parte del Teatro Romano y el Tetrápilo de la ciudad antigua de Palmira, en Siria, lugar declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Las imágenes satelitales -difundidas el viernes por el jefe de antigüedades Maamoun Abdulkarim- confirmaron que uno de los monumentos más famosos de la llamada Perla del Desierto, el Tetrápilo, está prácticamente arrasado. Solo quedan cuatro de las 16 columnas en pie y la plataforma aparece cubierta de escombros.

También se pudieron apreciar serios daños en el Teatro Romano, con varias estructuras de piedra en forma de torre derruidas en el escenario.

Los destrozos ocasionados por Daesh tuvieron lugar en algún momento entre el 26 de diciembre y el 10 de enero, lamentó la Dirección General de Antigüedades (DGA) en un comunicado.

Durante su primera etapa en Palmira, los yihadistas dinamitaron en 10 meses los templos de Bel y de Bal Shamín, así como el Arco del Triunfo, y destruyeron varias estatuas del museo de la ciudad. El grupo terrorista convirtió el lugar en un campo de minas y más de 500 personas fueron masacradas hasta marzo de 2016.

Desde que las hordas del Estado Islámico volvieran a arrebatar el sitio arqueológico a las fuerzas gubernamentales sirias el pasado mes de diciembre, el castillo, el museo, los templos y torres funerarias de la ciudad monumental corren el riesgo de desaparecer.

En las ruinas grecorromanas, los fundamentalistas habrían ejecutado esta semana a al menos 12 personas. Cuatro de las víctimas eran maestros y empleados estatales, que murieron decapitados. Las otras ocho víctimas fueron tiroteadas. Algunas de las ejecuciones se produjeron en el teatro recién devastado.

palmyra_january-10-2017

theater-and-tetrapylon_december-26-2016

theater-and-tetrapylon_-january-10-2017

(Fuente: Agencias)

P. Rodrigo Miranda: “No es solo el Daesh. Hay un genocido sistemático contra los cristianos”

(Misión).- El padre Rodrigo Miranda, sacerdote misionero del Instituto del Verbo Encarnado, vivió en Alepo mientras se recrudecía la guerra en Siria. Asegura que los cristianos han sido uno de los principales objetivos  de los ataques desde el comienzo del conflicto, antes de la llegada del autoproclamado Estado Islámico. Sin embargo, asegura que las iglesias nunca se han vaciado: “Los cristianos de Oriente Medio son mártires”.

Ha visto cómo más de cuatrocientas personas eran asesinadas delante de él. Ha vivido bajo las bombas. Ha acompañado a los cristianos que son perseguidos sin marcharse de Siria, aunque podría haberlo hecho… Pese a ser testigo de la brutalidad humana, no ha dudado ni un segundo del amor de Dios.

El padre Rodrigo Miranda ha pasado cuatro años en Alepo, la “Roma de Oriente Medio”, en la que hoy se libra, según la ONU, la peor guerra de este siglo.

En el punto de mira

Este sacerdote chileno, religioso misionero del Instituto del Verbo Encarnado, ha pasado diez años en Oriente Medio –entre Tierra Santa, Egipto, Jordania y Siria– y, por eso, no duda en afirmar que se está produciendo “un auténtico genocidio contra los cristianos en Oriente Medio”. Se ha cansado de ser políticamente correcto tras haber visto cómo los islamistas asesinaban sistemáticamente a los fieles de su parroquia y haber vivido los peores bombardeos contra las catedrales e iglesias cristianas justo cuando los templos estaban más llenos. “A medida que pasa el tiempo, puedes identificar patrones de conducta, y te das cuenta de que no es casualidad. Desde 2012, cada Semana Santa éramos bombardeados”.

El padre Miranda ejercía como secretario del obispo de rito latino y se encargaba de la pastoral y de visitar parroquias y capillas. En el barrio cristiano armenio (Midan), la capilla fue destruida y saqueada “solo porque era un templo cristiano; lo sabemos porque dejaron grafitis ofensivos. En este barrio, mis parroquianos fueron asesinados, secuestrados o tuvieron que huir. A diario, siguen produciéndose cientos de persecuciones”.

Tras el verano de 2011, se expandió la guerra en Siria. Para entonces, el padre Miranda ya había escuchado que “Siria se convertiría en un nuevo Irak”. La tierra que fue testigo de la conversión de san Pablo es hoy el epicentro de crímenes atroces contra los cristianos.

Un exterminio generalizado

“Las hermanas que trabajan en la catedral –explica– se ocupan de un alojamiento para universitarias en la zona donde, en 2011, comenzó el conflicto o (Daraa). Las chicas nos contaron cómo los cristianos, que son minoría, eran atacados en los colegios y las facultades. Un día, un grupo entró en una facultad y tomó a tres chicos cristianos como rehenes. Los asesinaron en un baño, los descuartizaron, los metieron en bolsas de basura y los depositaron en la puerta con un cartel que decía: ‘No tocar: son cristianos’. Esto demuestra que lo de Siria no es una revolución en pro de la democracia, tal como algunos describen el conflicto”.

Aquello ocurrió en 2011, antes de la llegada del Daesh, el autodenominado Estado Islámico. Por eso, el padre Miranda asegura que “este grupo terrorista es una anécdota en la guerra. Se intenta poner el acento en esta banda, creada artificialmente por Occidente, porque se tiene que justificar la invasión, tal como ocurrió en Irak.

El gran villano es el Daesh, pero nadie habla de los grupos radicales islamistas que participan en la guerra desde el comienzo, como la organización de Al Qaeda en la zona, Jabhat Al-Nusra”.

“En abril estuvimos en la ONU con cientos de pruebas. Reconocieron el exterminio yazidí, pero no el cristiano”

Hoy, el Alepo cristiano vive bajo el asedio de decenas de grupos más o menos radicales, pero no es objeto de la atención mediática internacional. El padre Miranda habla con amargura de esta manipulación y relata que hay quienes, sin haber estado en Siria, se atreven a quitarle la razón cuando denuncia la persecución. “En abril, fuimos a la onu. Se presentaron cientos de pruebas rigurosas y un análisis muy bien documentado en el que se indicaba que se está produciendo un verdadero genocidio, una persecución sistemática e intencional contra las comunidades cristianas”. Tras aquella comparecencia, la onu reconoció el genocidio contra la minoría yazidí, también masacrada por el Daesh, pero no contra los cristianos.

Una vuelta a la Eucaristía

Pero, entonces, ¿por qué permanecen los cristianos en Oriente Medio? El padre Miranda asegura que, por el hecho de haber sufrido una persecución ininterrumpida, están dispuestos a imitar a Cristo como mártir. Además, el padre Miranda ha visto su conversión, ya que Alepo era una gran ciudad industrial de Siria, el pulmón económico de un país sin deuda externa y, por eso, sus feligreses, cuando llovían las bombas y la vida se hacía insoportable, le decían: “Padre, sabemos que esto es una purificación, porque estábamos perdidos en muchas cosas materiales y esto nos ha hecho volver a lo esencial”.

Merced a esa conversión, no los intimida la violencia circundante porque “han vuelto a participar en la Santa Misa, la adoración eucarística, el Rosario y la catequesis, y lo han hecho con fuerza”. “En lugar de vaciarse con la persecución, las iglesias se llenan”.

“SE SIENTEN ABANDONADOS POR NOSOTROS Y POR LA PROPIA IGLESIA”

El padre Miranda no contemplaba la posibilidad de marcharse de Siria; sin embargo, una serie de circunstancias propiciaron su actual misión: difundir y denunciar la existencia de este genocidio silencioso contra los cristianos. Cuando se encontraba en Alepo, le sugirieron viajar al Líbano durante unas semanas.

Con mucho esfuerzo, logró salir de Siria, y fue entonces cuando se dio cuenta de que el mundo desconocía lo que estaba padeciendo la comunidad cristiana: “Dan la vida por Cristo, son silenciados, y este sufrimiento no se puede perder. Le hace bien a Occidente y a nuestra pobre Iglesia”, asegura. Por eso, ahora recorre el mundo entero dando a conocer este martirio y reconoce, con amargura, que le duele la mundanidad de los cristianos del otro lado del Mediterráneo: “No ayudamos a los cristianos de Siria; sucede al revés: ellos nos ayudan a despertar, a volver a lo esencial y a dejar la vida de fe mediocre”.

Para él, la receta para estar a la altura de estos hermanos perseguidos se concreta en “convertirse” y vivir la fe de una forma “radical”. “Junto a la conversión, uno debe vivir las virtudes, trabajar honestamente, dejar la superficialidad…”. Y, por último, rezar por ellos y “ofrecer sacrificios”, porque, tal como confiesa, apenado, “ellos se sienten abandonados e incomprendidos por el mundo… y por la propia Iglesia”.

El padre Miranda planea nuevos viajes para seguir denunciando esta historia incómoda que, desde la distancia, puede resultar difícil de digerir, como lo pueden ser las palabras del sacerdote que, antes de despedirnos junto a la plaza de San Pedro, nos recuerda: “La Iglesia tiene que tener vocación al martirio por amor y por el anuncio de la Verdad”.

LA PERSECUCIÓN DEL ESTADO ISLÁMICO NO ES CASUAL

El padre Miranda asegura que, aunque se habla de un “todos contra todos”, los ataques contra los cristianos se producen exclusivamente porque son cristianos: “Obviar la persecución desde el islam durante más de 1.400 años resulta poco riguroso. He tratado con personas que han sufrido esta persecución y te das cuenta de que la actual va más allá de causas geopolíticas y económicas”.

De ahí que recuerde que, en Oriente Medio, el sistema legal está impregnado por la ley islámica: “Nos dicen que es un problema de los terroristas o que no tiene que ver con el ámbito religioso, pero hay que recordar que, en Oriente Medio, religión y Estado van de la mano”.