El primer convoy que traslada a milicianos evacuados de Duma llega al noroeste de Siria

(SOS).- El primer convoy de autobuses que traslada a milicianos y sus familiares evacuados de la localidad siria de Duma, ubicada en Guta Oriental, ha llegado este martes al cruce que conecta la provincia de Alepo con la de Idlib, su destino final.

Al paso de Abu al Zandain han arribado un total de 65 autobuses en los que viajan cientos de extremistas junto a sus allegados.

Al menos tres mil miembros del grupo Jaish al Islam han abandonado Duma hasta la fecha. Los autobuses están acompañados por vehículos de los servicios de seguridad sirios y ambulancias de la Media Luna Roja Árabe Siria y se dirigen ya al norte de la provincia de Alepo.

Cerca de 40 mil milicianos y sus familiares serán evacuados de Duma, tal y como han recogido las principales agencias de noticias.

El Ejército sirio se ha hecho con el control de la práctica totalidad de Guta Oriental tras una ofensiva que lanzó en febrero y que derivó en acuerdos de evacuación de los extremistas hacia la provincia de Idlib a cambio de que pusieran fin a los combates y entregaran las armas.

La derrota en Guta Oriental marcaría el peor revés para los terroristas desde que las facciones armadas fueron expulsadas de la zona oriental de Alepo a finales de 2016, después de una campaña similar y la promesa de una salida segura.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Unas 6.400 personas son evacuadas de la región siria de Guta Oriental

(SOS).- Unas 6.400 personas —entre ellas 1.500 combatientes de grupos armados islamistas, además de sus familiares y otros civiles— fueron evacuadas en las últimas horas desde la región de Guta Oriental, cerca de Damasco, en virtud de un acuerdo con las autoridades sirias.

El convoy, formado por cerca de 125 autobuses, está dividido en dos grupos y ambos han llegado ya a la zona de Qala al Madiq, en la provincia de Hama, escala hacia su destino final en el la provincia de Idlib.

Con estas personas ascienden ya a 43.400, entre combatientes y sus allegados, los evacuados de Guta Oriental que han partido hacia Idlib, en virtud de los acuerdos entre facciones extremistas de esa región del extrarradio damasceno y Rusia, aliada del Gobierno sirio.

Más autobuses han entrado en la localidad de Arbin como preparativo para la evacuación de un nuevo convoy de milicianos en las próximas horas.

Fuentes oficiales indicaron que el próximo convoy permitirá la evacuación de “terroristas” y sus familiares de las localidades de Arbin, Ain Terma, Zamalka y el barrio damasceno de Jobar.

Mientras, continúa la salida de civiles de Guta Oriental hacia áreas en manos de las autoridades sirias de los alrededores de la capital.

Al menos 107 mil personas han huido a zonas controladas por el Ejército sirio a través de los corredores humanitarios habilitados por los efectivos gubernamentales.

El comando general del Ejército de Siria ha anunciado al cierre de esta edición que, tras intensas batallas contra los grupos terroristas, la región de Guta Oriental, al este de Damasco, está ahora bajo el control de las fuerzas gubernamentales.

Este anuncio ha tenido lugar poco después de que el convoy con un grupo de yihadistas y sus familias fuera evacuado de Arbin, Ain Terma, Zamalka y Jobar.

La operación militar para la liberación de Guta Oriental, el bastión más cercano de los extremistas a la capital del país árabe, comenzó a mediados del mes de febrero.

(Fuente: Agencias)

La coalición ataca un convoy de evacuados del ISIS para impedir que llegue al este de Siria

(SOS).- La coalición internacional liderada por Estados Unidos realizó este miércoles un bombardeo en el sur de la provincia siria de Deir ez-Zor para bloquear el paso de un convoy de milicianos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) evacuados de la frontera entre Siria y Líbano.

El coronel Ryan Dillon, portavoz estadounidense de la coalición antiyihadista en Siria e Irak, aseguró que la alianza bombardeó “la carretera que se dirige al este” de Siria, “entre Hamaymah y Abu Kamal”, en la frontera siria con Irak, con el fin de “evitar el transporte de combatientes del Estado Islámico al valle del río Éufrates”.

Dillon aclaró que este bombardeo “no golpeó al convoy” de combatientes que abandonaron la frontera sirio-libanesa en virtud de un acuerdo con el partido-milicia chií Hezbolá, después de una semana de ofensiva de los ejércitos de Líbano y Siria contra el grupo yihadista a ambos lados de la zona fronteriza.

El convoy se encontraba retenido en la linde de las provincias sirias de Homs y Deir ez-Zor.

El coronel estadounidense precisó que la coalición internacional “no forma parte de ningún acuerdo entre Hezbolá y el Estado Islámico”.

Asimismo, adujo que la organización radical suní es “una amenaza global”, por lo que “la reubicación de terroristas de un lugar a otro para que se pueda lidiar con ellos, no es una solución”.

Y concluyó que “esto es sólo una prueba más de por qué la acción militar de la coalición es necesaria para derrotar al Estado Islámico en Siria”.

Los autobuses, en los que viajan unos 300 yihadistas y otros tantos civiles, estaban retenidos en la zona de Hamima aguardando el permiso de las autoridades sirias para pasar al territorio controlado por el Califato.

El convoy llegó a esa zona el martes por la mañana y estaba previsto que los milicianos vestidos de negro cambiasen de vehículos para viajar a su destino final, en la provincia de Deir ez-Zor, fronteriza con Irak y controlada en su mayoría por los yihadistas.

El Ejército sirio, aliado de Hezbolá, aceptó los términos del acuerdo, según informaron el lunes los medios de comunicación locales.

La evacuación de los milicianos vestidos de negro ha generado polémica en Irak, país donde el Estado Islámico aún controla algunas zonas.

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, calificó de “inaceptable” este acuerdo por permitir el traslado de combatientes armados cerca de la frontera iraquí.

Este tipo de negociaciones son habituales en Siria y batallas como la de Alepo acabaron de la misma forma, con los milicianos de los grupos armados rebeldes metidos en autobuses para ser trasladados a la provincia de Idlib. Pero es la primera vez que la organización radical suní acepta una medida de este tipo ya que, hasta la caída de Mosul a comienzos de julio, sus combatientes peleaban hasta la muerte.

El acuerdo entre Hezbolá y el Estado Islámico ha permitido que la frontera libanesa esté limpia de grupos extremistas, algo que no sucedía desde el inicio del conflicto sirio en 2011.

(Fuente: Agencias)

La aviación rusa destruye un convoy del Estado Islámico en Deir ez-Zor

(SOS).- La Fuerza Aérea de Rusia ha efectuado este lunes un ataque contra el Estado Islámico en la ciudad de Deir ez-Zor, en el noreste de Siria, que se ha saldado con más de 200 milicianos muertos.

Las autoridades militares rusas han indicado que el objetivo era “un gran convoy del Estado Islámico” que se dirigía a Deir ez-Zor, “donde los terroristas internacionales intentan reagruparse e instalar su última base en Siria”.

El bombardeo ruso ha logrado destruir más de 20 vehículos cargados con armas de gran calibre y munición y eliminar a más de 200 yihadistas.

“La destrucción del Estado Islámico en la zona de Deir ez-Zor será una derrota estratégica de esta organización terrorista en Siria”, señala la nota oficial del Ministerio de Defensa ruso.

La organización radical sunita tiene cercada Deir ez-Zor desde hace tres años. Los extremistas lograron cortar hace unos meses la comunicación entre la ciudad y un aeropuerto militar cercano y desde entonces se abastece a sus habitantes con helicópteros procedentes de Qamishli, en la frontera con Turquía.

El Ministerio de Defensa anunció la semana pasada que las tropas rusas, que luchan junto al Gobierno sirio, habían logrado liberar la localidad de Al Sukhnah, próxima a Deir ez-Zor, lo que permitió abrir una primera vía de acceso a la ciudad.

El Ejército de Siria y sus aliados avanzan hacia Deir ez-Zor después de haber conseguido movilizar a una gran parte de las tropas que se encontraban estancadas en los frentes de las llamadas zonas de distensión.

En un gesto de debilidad ante el avance gubernamental en el frente de Deir ez-Zor, el Estado Islámico se ha visto obligado por primera vez a decretar la movilización forzosa de todos los hombres con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años que estén en condiciones de combatir.

Según diferentes expertos militares, la batalla final contra los yihadistas se librará en la ciudad de Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)

La evacuación en Alepo se reanuda tras los ataques contra un convoy en la provincia de Idlib

(Agencias).- El pasado 15 de diciembre, una columna de 20 autobuses verdes pudo salir varias veces de los distritos del este de Alepo, llevando cada vez alrededor de mil doscientas personas a las zonas cercanas a la frontera con Turquía. Gracias a esta operación salieron de la ciudad más de ocho mil personas.

El acuerdo sobre la evacuación de los milicianos y civiles del este de Alepo, mediado por Rusia y Turquía, comportaba el fin del asedio de dos aldeas chiíes en la provincia de Idlib, rodeadas desde hace mucho por las milicias yihadistas.

Los autobuses que se dirigían el día 16 a Fuaa y Kafrya, para evacuar a los heridos y los casos graves, fueron atacados por misiles y tiros de francotiradores a la altura del puesto de control de Ramusa. Los disparos impidieron continuar a los vehículos, para realizar su misión, como estaba establecido en el citado pacto. Además, los milicianos tampoco permitieron la salida de civiles, enfermos y ancianos de las dos localidades chiíes.

En la noche del 15 al 16 de diciembre, se escucharon fuertes explosiones y se divisaron columnas de humo denso en el 1% del territorio del este de Alepo que aún no fue liberado por el Ejército regular sirio. Los yihadistas estaban quemando documentos comprometedores e hicieron explotar los depósitos de armas sofisticadas en su posesión, para evitar que cayeran en manos del gobierno.

Los terroristas islámicos también violaron otros dos puntos de la resolución: la prohibición de transportar en la fuga armas pesadas y sistemas de transmisión. A todo esto habría que añadir el intento fallido de llevar con ellos a los civiles que permanecían como rehenes y prisioneros.

Fuentes oficiales sirias informaron de que la evacuación se suspendía temporalmente, porque los grupos armados rebeldes habían roto el acuerdo. Al parecer, la operación se canceló después de que desde las áreas que todavía están en manos de los milicianos se disparasen proyectiles contra los corredores humanitarios abiertos para el paso de los convoyes.

Tras estos hechos de la pasada semana, unas 500 personas pudieron ser finalmente evacuadas de las dos aldeas sitiadas por los yihadistas en la provincia de Idlib. La operación se retomó esta madrugada para facilitar la salida a enfermos, heridos, civiles y combatientes rebeldes.

Hasta la fecha, muchos civiles pudieron huir de los distritos del este de Alepo y lograron llegar a la zona oeste de la ciudad, que permanece bajo el control del Ejército sirio, y donde los enfermos y heridos están empezando a alcanzar números insostenibles para las estructuras sanitarias locales, que debido al conflicto llevan años funcionando en condiciones de emergencia.

“Los primeros casos a los que nos hemos enfrentado en nuestro hospital son emblemáticos de la situación que se vivía en esos barrios: hay un hombre con un brazo fracturado desde hace siete meses por un trozo de metralla, que ya se habían sometido a una operación mal hecha por un médico egipcio. Luego hay un niño con síndrome down que lleva cuatro años sin recibir la atención adecuada para sus patologías; también hay otro chico con metralla en la cabeza, que afortunadamente no ha afectado a partes vitales. Su padre fue asesinado hace unos meses. Cada día, durante quién sabe cuánto tiempo aún, estamos llamados a hacer florecer la esperanza en este infierno”, señaló Emile Katti, cirujano y director del Hospital Al Raja de Alepo, sostenido por la Custodia de Tierra Santa.

Las historias de las personas provenientes de los barrios que hasta hace poco estaban en manos de los grupos rebeldes y de las milicias yihadistas resaltan detalles que a menudo son ignorados por los medios de comunicación: “Hace unos días, la hermana de uno de nuestros empleados y toda su familia fueron asesinados por francotiradores al intentar salir de Alepo este a través de los corredores humanitarios. Los enfermos y los heridos que vienen de esos barrios hablan de haber sufrido el hambre, y de haber recurrido a comer hierba, y que los víveres suficientes solo los tenían los milicianos y sus seguidores”, refirió el doctor Emile Katti en declaraciones a Fides.

Parece difícil verificar las cifras dadas por las agencias de noticias sobre el número de civiles que quedan en las áreas de Alepo que hasta hace poco estaban en manos de los grupos armados rebeldes. “Muchos repiten sin verificación posible, que en esa parte de la ciudad había más de 250 mil habitantes, pero la cifra real parece ser mucho menor. Y ahora es prácticamente imposible obtener datos concretos, ya que la gente escapa tan pronto como puede, en muchas direcciones. Y muchos son recibidos con gran espíritu de solidaridad por familiares y conocidos que no han podido ver en años”, aseguró el director del Hospital Al Raja de Alepo.

Las marcas del horror dejado por los terroristas islámicos son visibles en Alepo: lugares de culto profanados y tumbas saqueadas. “Hasta los muertos no han tenido paz”, dijo ante las cámaras de la televisión estatal un civil, que agradeció al gobierno sirio y a Rusia por haber liberado a la ciudad “del infierno en la tierra”.