Las milicias aliadas de Turquía arrestan y torturan a civiles en el norte de Siria

(SOS).- Las milicias proturcas están arrestando y torturando a civiles en la localidad siria de Afrin, situada en el norte del país y controlada por el Ejército de Turquía, según informaron fuentes locales.

Al menos 18 civiles fueron arrestados en los últimos diez días y se desconoce el lugar a donde han sido trasladados los detenidos, indicaron.

Así, las citadas fuentes denunciaron que se están violando continuamente los derechos de los civiles que viven bajo el dominio de los turcos y sus facciones aliadas en la región, de mayoría kurda.

“Algunos civiles están siendo arrestados y torturados por las facciones rebeldes pro Ankara”, aseguraron.

La localidad de Afrin se encuentra bajo el dominio del Ejército turco y de grupos armados leales a Ankara desde el pasado marzo.

Una operación militar denominada Rama de Olivo liderada por el Ejército turco y sus aliados tuvo lugar en la zona entre los meses de enero y marzo.

Tras la ofensiva, las fuerzas turcas y sus aliados tomaron el control del área, que era controlada por milicias kurdosirias que las autoridades de Ankara consideran terroristas por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda presente en Turquía.

Anuncios

La provincia siria de Al Sueida suma más de 250 muertos tras los ataques del Estado Islámico

(SOS).- La provincia meridional de Al Sueida sigue contando a sus muertos y suma ya 252 fallecidos por los atentados suicidas y ataques armados lanzados el miércoles por el Estado Islámico contra civiles y fuerzas gubernamentales sirias en varios puntos de la región.

Según el último recuento, los ataques, que son los más graves perpetrados por los yihadistas en Al Sueida, han acabado con la vida de al menos 139 civiles y 113 efectivos de las tropas leales a Damasco, además de 63 miembros del grupo yihadista.

El número de fallecidos ha aumentado en las pasadas 24 horas por la muerte de heridos graves y por el hallazgo de cadáveres de desaparecidos o ejecutados por el Estado Islámico en zonas rurales de la región.

Una joven siria originaria de Al Sueida y afincada en el Líbano relató a la prensa local que los residentes de la zona están en estado de shock y no se atreven a salir de sus casas después de la violencia que sacudió la capital provincial y otras localidades del norte de la región.

“Gracias a Dios mi familia está bien. Mis padres son mayores y no han salido de casa, nadie se atreve a hacerlo de hecho. La situación es horrible”, dijo la mujer, que prefirió ocultar su nombre por razones de seguridad.

“La guerra comenzó ayer para ellos (en Al Sueida). La zona había permanecido tranquila durante toda la guerra, hasta la locura de ayer (miércoles)”, explicó.

Al Sueida no había sido escenario de combates durante el conflicto que ha azotado Siria desde 2011 y ha permanecido bajo el control de las autoridades de Damasco.

La joven de Al Sueida añadió que sus habitantes están aterrorizados después de lo sucedido: “Hubo muchos secuestros además de todas las explosiones” causadas por hasta siete terroristas suicidas.

En algunos casos, murieron varios miembros de una misma familia, incluso “más de 20 personas fueron asesinadas: padres, hijos, nietos…”, detalló.

Por su parte, fuentes oficiales informaron de que se celebró este jueves un funeral masivo en la ciudad de Al Sueida, donde fue enterrada una parte de las víctimas de los ataques del día anterior, cuyos féretros fueron envueltos en banderas sirias.

Clérigos drusos asistieron a la ceremonia, ya que en la provincia hay una presencia destacada de población drusa, que tradicionalmente apoya a las autoridades gubernamentales.

Los principales líderes de la comunidad religiosa drusa del Líbano responsabilizaron al Gobierno sirio del ataque, mientras que el grupo chií libanés Hezbolá acusó a Estados Unidos de apoyar al Estado Islámico para que llevara a cabo su brutal acción.

Hezbolá señaló que la organización extremista preparó los atentados con armas llegadas a Al Sueida “ante los ojos” de las tropas estadounidenses desplegadas en la zona de Al Tanf, en la frontera de Siria con Irak.

Los yihadistas actuaron en Al Sueida coincidiendo con la ofensiva gubernamental en la vecina provincia de Deraa contra las facciones extremistas, incluido el grupo Ejército Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico.

Las tropas de Damasco tomaron ayer 25 localidades controladas por esa agrupación en la cuenca del río Yarmuk, según fuentes locales.

Las fuerzas sirias continuaron arrebatando territorios al Ejército Jaled bin Walid, el cual se retiró de siete poblaciones y ahora sólo controla una decena de localidades en Deraa, tras una semana de ofensiva de Damasco contra los yihadistas.

Además, el Ejército sirio se hizo con el control del cruce fronterizo entre la provincia de Al Quneitra e Israel, en los Altos del Golán, que estaba en manos de los extremistas desde hace cuatro años.

La zona que divide los Altos del Golán sirios y los ocupados por Israel desde 1967 es una franja desmilitarizada desde el acuerdo de 1974 que puso fin a la Guerra del Yom Kipur, y está bajo la supervisión de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF).

Suspendida la evacuación de la localidad siria de Duma tras los ataques de Jaish al Islam

(SOS).- El grupo Jaish al Islam ha paralizado la evacuación de sus hombres armados de la localidad siria de Duma, en Guta Oriental, y se ha negado a permitir la salida de los civiles, según ha informado este sábado fuentes oficiales.

Las mismas fuentes han acusado a Jaish al Islam, al que el Gobierno sirio responsabiliza de la muerte ayer de cinco civiles tras efectuar un bombardeo sobre Damasco, de lanzar en las últimas horas un ataque con cohetes contra el corredor humanitario ubicado cerca del campamento de refugiados de Al Wafedeen.

En respuesta a los ataques, el Ejército sirio ha lanzado una nueva ofensiva contra las posiciones extremistas en Duma “hasta que el grupo libere a los civiles” que “mantiene secuestrados”.

El jefe miliar ruso del Centro para la Reconciliación en Siria, Yuri Evtushenko, también ha responsabilizado al grupo armado de asesinar a civiles que se oponen a su presencia en la zona.

“Se conocen casos en que se realizaron acciones de intimidación mediante el asesinato de los habitantes que participaron en protestas y que apoyaron la salida de los extremistas de Duma”, ha declarado hoy el responsable de la misión rusa de observación e intervención en el país árabe.

Duma es la única localidad dentro de Guta Oriental, un enclave próximo a Damasco, que las fuerzas gubernamentales no han conseguido liberar en su ofensiva de las últimas semanas.

Rusia ha estado intentando mediar un acuerdo entre las autoridades sirias y Jaish al Islam para la salida de la localidad de los milicianos y sus familias hacia Idlib, como ha ocurrido con otras zonas de Guta.

(Fuente: Agencias)

Turquía advierte de que tomará la iniciativa si las YPG no se retiran de la región siria de Manbij

(SOS).- Las autoridades de Turquía han advertido este miércoles de que podrían “tomar la iniciativa” en caso de que las Unidades de Protección Popular (YPG) no se retiren de la región siria de Manbij, ubicada cerca de la frontera común.

El Consejo de Seguridad Nacional turco ha indicado tras su reunión de ayer que “los terroristas de Manbij deben ser expulsados de la región lo antes posible” y ha resaltado que, en caso de que no se retiren, “Ankara no se abstendrá de tomar la iniciativa”.

El Gobierno de Turquía aseguró la semana pasada haber alcanzado un “entendimiento” con Estados Unidos sobre la situación en Manbij —donde Washington tiene tropas—, si bien negó la existencia de un acuerdo al respecto.

El Ejército turco lanzó en enero la denominada Operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de la región de Afrin. El 18 de marzo tomó la ciudad homónima, la más importante de la región, junto con sus aliados del ELS.

Tras hacerse con el control de Afrin, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que las tropas turcas continuarán combatiendo a las YPG en otras zonas de la frontera común.

Durante un acto en Ankara, el mandatario turco afirmó que proseguirá su ofensiva militar en Ain al Arab, Manbij, Qamishli, Ras al Ain y Tel Abyad.

La intervención turca en el norte de Siria ha supuesto una importante fricción con Estados Unidos, que apoya a las FDS —cuya milicia principal son las YPG— en su ofensiva contra el Estado Islámico.

Por otra parte, unos 1.700 civiles han sido evacuados este miércoles de Guta Oriental, según ha informado el jefe del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, Yuri Evtushenko.

“Para residentes de la localidad de Duma (Guta Oriental), sigue funcionando el corredor humanitario con el puesto de control en Muhayam al Wafidin (…) Hoy han salido por ahí 1.691 civiles”, ha dicho.

Según las cifras proporcionadas por Evtushenko, desde el pasado 28 de febrero un total de 27.446 personas han abandonado Duma a través de este corredor humanitario.

Duma es la única parte de Guta Oriental donde todavía no se ha alcanzado un acuerdo entre los extremistas y las autoridades, ya que en los otros dos reductos que quedaban en la región los grupos armados que los controlaban aceptaron pactar una evacuación de los milicianos que lo desearan.

Las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados controlan en la actualidad más del 90 por ciento de Guta Oriental, después de que el pasado 25 de febrero iniciaran una ofensiva terrestre para liberar esa región de las afueras de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Más de 150 mil civiles sirios han huido de Afrin en los últimos tres días

(SOS).- Más de 150 mil civiles han huido del enclave sirio de Afrin, objetivo de una ofensiva de Turquía, en los últimos tres días, por los continuos bombardeos y disparos de artillería de las fuerzas turcas.

Los desplazados se dirigen hacia los pueblos de Nubul y Al Zahraa, cerca de Afrin y ubicados también en la provincia siria de Alepo.

La huida se produce por los combates violentos que continúan entre las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominaban Afrin, contra las tropas turcas y facciones rebeldes leales a Ankara en los accesos septentrionales y occidentales de la urbe de Afrin.

El Gobierno turco considera terroristas a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Anoche, dieciséis civiles, entre ellos dos mujeres embarazadas, perdieron la vida por los bombardeos turcos en el principal hospital en la ciudad siria de Afrin.

Además, las unidades turcas intentan avanzar en su ofensiva, lanzada el 20 de enero pasado bajo el nombre Rama de Olivo, con la intención de dominar todo el enclave sirio.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció ayer que los combatientes kurdosirios que luchan en Afrin no dejan a los civiles escapar de la ciudad.

La portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani, sostuvo que las milicias kurdosirias solo permiten huir de Afrin a los civiles con algún lazo con los militantes o con las autoridades kurdas, pero incluso en esos casos tienen que pasar por varios controles hasta que llegan a las zonas que están controladas por el Gobierno sirio.

(Fuente: Agencias)

Los extremistas matan a cuatro civiles que intentaban abandonar Guta Oriental

(SOS).- Al menos una mujer y tres niños han muerto por disparos de fuerzas extremistas atrincheradas en un corredor humanitario de Guta Oriental.

“Los grupos terroristas mataron a una mujer y a tres niños cuando intentaban evacuar por el corredor humanitario desde Jisreen a Mlaiha”, han informado fuentes oficiales.

“Los grupos terroristas siguen intentando evitar que los civiles abandonen la zona”, han añadido esas mismas fuentes.

No se ha identificado a los asaltantes pero, previamente, los observadores rusos habían registrado disparos en el corredor humanitario abierto a la altura de la ciudad de Mleha, según ha señalado el portavoz del Centro ruso para la Reconciliación, Vladimir Zolotujin.

“Tras la apertura del puesto de control y salida por la carretera Jisreen-Mleha, la parte siria detecta con mayor frecuencia los enfrentamientos de los habitantes de Guta Oriental y los ‘rebeldes’, que siguen bloqueando la salida de la zona”, ha explicado Zolotujin.

La portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Siria, Ingy Sedky, ha anunciado que un convoy de ayuda humanitaria ha logrado entrar el viernes por la mañana a la referida área.

En esta ocasión, los equipos han podido entregar 2.400 lotes de comida con los que pueden subsistir unas 12 mil personas durante un mes, así como 3.248 bolsas de harina, ha destacado el CICR en un comunicado.

Durante la jornada de ayer, el grupo Jaish al Islam ha asegurado haber acordado la evacuación de miembros del Frente Fatah al Sham —antiguo Frente al Nusra— que se encontraban encarcelados en las prisiones que controla en la región.

“Tras nuestro encuentro de hoy con la delegación que ha entrado en Guta acompañando el convoy de ayuda se ha alcanzado un acuerdo para evacuar al primer grupo de miembros (del Frente Fatah al Sham) presentes en prisiones de Jaish al Islam después de ser detenidos en una operación de seguridad que Jaish al Islam inició el 28 de abril de 2017”, ha indicado la organización en su nota.

El líder de Jaish al Islam, Mohamad Allush, ha manifestado que el número de combatientes del Frente Fatah al Sham en Guta Oriental no es superior a “unos pocos cientos”.

Por el momento se desconoce si el acuerdo de evacuación de miembros del Frente Fatah al Sham, la filial de Al Qaeda en Siria, llevará a una evacuación mayor de milicianos de otros grupos yihadistas.

Según fuentes de seguridad, un grupo de extremistas y sus familiares han abandonado en un autobús la región de Guta Oriental, situada en los alrededores de la capital del país.

Estas personas han salido de la región a través del campamento de Wafidin, establecido por las autoridades sirias en el límite entre Damasco y Guta Oriental.

(Fuente: Agencias)

ONU: Protejan a los civiles que huyen de Alepo oriental. Se necesitan corredores humanitarios

Alepo (AsiaNews/Agencias).- Stephen O’Brien, subsecretario de la ONU para Asuntos Humanitarios, pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que brinde protección a los civiles que huyen “por el bien de la humanidad”.

En los últimos días, son decenas de miles de personas las que están abandonando el sector oriental de Alepo, controlado por los rebeldes, en busca de refugio en la zona occidental, que controla el gobierno. Durante el fin de semana el ejército leal ha reconquistado más de un tercio del territorio que hasta ahora era controlado por los rebeldes.

Al intervenir en el Consejo de Seguridad, O’Brien se dirigió a las partes en lucha y a cuantos puedan “influenciar” la suerte de esta guerra para que se empeñen en “proteger a los civiles y garantizar el acceso al área que está siendo asediada”

Desde el 2012, la ciudad se encuentra dividida en dos sectores: el occidental, donde viven 1,2 millones de personas, está bajo el control del gobierno; el oriental, con cerca de 250.000 personas, está en manos de milicias rebeldes y de grupos yihadistas.

Fuentes locales refieren que en el área, los habitantes se ven obligados a mendigar la comida, y que más de 25.000 personas intentan vías de escape peligrosas para tratar de abandonar el epicentro del conflicto. Numerosos convoyes, concluyó el diplomático de la ONU, están dispuestos a transportar ayuda, pero para esto es “necesario que se ponga fin al asedio”.

También proveniente del este de Alepo, uno de los llamados “síndicos” de los barrios que se encuentran bajo el control de los rebeldes (y de los grupos yihadistas, entre ellos, del ex frente de al Nusra) invoca la creación “de corredores humanitarios seguros” para facilitar el éxodo de la ciudad. “Dejen que los civiles puedan huir –afirmó Brita Hagi Hassan, al término de un encuentro con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Marc Ayrault, en París –protejan a los civiles, creen corredores humanitarios seguros de modo que ellos puedan huir”.

En las semanas que pasaron, antes de la ofensiva, Damasco y Rusia, su aliada, implementaron una tregua y abrieron corredores humanitarios para hacer salir a los civiles de Alepo oriental, pero solo poquísimos de ellos pudieron aprovecharlos. Según diversas fuentes, los civiles de la zona este son bloqueados y amenazados por los rebeldes, que los utilizarían como escudos humanos.