El Estado Islámico pierde su último bastión en Siria

(SOS).- Las autoridades de Siria han proclamado hoy la liberación total de la ciudad de Deir ez-Zor de manos del Estado Islámico, que pierde así la última gran población que mantenía bajo su control en territorio sirio, si bien conserva algunos reductos a uno y otro lado de la frontera con Irak.

Deir ez-Zor, situada en la orilla occidental del río Éufrates, es la ciudad más grande y más importante del este de Siria, además del principal centro de producción de petróleo del país. Su pérdida, apenas tres semanas después de la caída de Al Raqa, la capital del Califato, representa un nuevo golpe para los yihadistas, que ven como se esfuman las conquistas que lograron en 2014.

“La Fuerzas Armadas, en cooperación con las fuerzas aliadas, han liberado por completo la ciudad de Deir ez-Zor del yugo de la organización terrorista Daesh”, ha confirmado a la prensa una fuente militar este viernes.

En esta ofensiva, iniciada en septiembre pasado, las fuerzas gubernamentales han estado comandadas por el general Suheil Hasan, alias el Tigre, que dirigió a finales del año pasado la campaña militar en la localidad de Alepo, la mayor del norte de Siria. Además, han contado con el respaldo de la aviación rusa, encargada de bombardear a los extremistas,  y de las milicias chiíes que patrocina Irán.

Las autoridades sirias han proclamado su victoria a través de la televisión oficial, que ha anunciado, citando fuentes militares, que las Fuerzas Amadas habían logrado liberar Deir ez-Zor tras matar a un gran número de combatientes y destruir sus armas y equipamiento.

La cadena ha explicado, además, que los soldados están limpiando de minas y artefactos explosivos dejados atrás por los yihadistas, que controlaban la ciudad desde julio de 2014, si bien algunos distritos y el aeropuerto militar se mantuvieron en poder del Gobierno sirio.

Después, la Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas Sirias ha destacado la relevancia de la victoria en Deir ez-Zor. “La importancia del retorno de la seguridad y la estabilidad en la ciudad viene por su posición estratégica, ya que es un nudo de comunicaciones que conecta la zona este con la norte y la central, y es el corredor principal entre el desierto de Damasco y el de Yazira, y desde allí Irak”, ha señalado en un comunicado.

La nota ha recordado también la importancia económica de la provincia de Deir ez-Zor como zona agrícola y como la mayor reserva de gas y de petróleo del país. Y ha recalcado que, tras este triunfo, las Fuerzas Armadas continuarán “la lucha contra lo que queda del Daesh hasta el retorno de la seguridad y la estabilidad en todas las zonas de la República Árabe de Siria”.

Porque, pese a la expulsión de los milicianos vestidos de negro de Deir ez-Zor y de Al Raqa, todavía queda presencia del Estado Islámico en áreas del sur y el este de la provincia fronteriza con Irak. Sin embargo, la coalición kurdo-árabe a la que apoya Estados Unidos y que reconquistó Al Raqa hace unas semanas está presionando a los yihadistas al este del río Éufrates.

Asimismo, las fuerzas sirias y rusas siguen avanzando hacia el sur, con la vista puesta en el último bastión de la organización radical suní, la ciudad de Abu Kamal, situada poco antes de la frontera con Irak. También al otro lado de la raya fronteriza aumenta la presión, ya que las fuerzas iraquíes han lanzado una ofensiva contra su último reducto en suelo iraquí, Al Qaim, donde ya controlan varios barrios.

De hecho, las tropas iraquíes han anunciado este mismo viernes la toma del paso fronterizo con Siria que comunica Al Qaim con Abu Kamal. Según ha dicho el subcomandante de las Operaciones Conjuntas, Abdelamir Rashid Yarala, en un comunicado del Centro de Información de Guerra del Ejército, las fuerzas gubernamentales iraquíes controlan ya el paso de Hasiba.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Estado Islámico asesina a al menos 116 personas en la ciudad siria de Al Qariatain

(SOS).- Al menos 116 personas fueron asesinadas por el Estado Islámico durante los veinte días que tuvo bajo su control la localidad de Al Qariatain, en el sureste de la provincia central siria de Homs.

Los yihadistas acusaron a la mayor parte de sus víctimas de ser informantes y de colaborar con las autoridades sirias.

Al menos 83 de esas personas fueron asesinadas por los milicianos vestidos de negro durante las últimas 48 horas de su presencia en la población.

Además, hay varios desaparecidos que no se sabe si murieron a manos de los extremistas o si lograron sobrevivir.

El pasado día 21, el Ejército sirio recuperó el control de Al Qariatain, después de que la organización radical suní se retirara la noche anterior.

Unos 200 combatientes del Estado Islámico se replegaron en dirección al desierto.

Mientras, las fuerzas gubernamentales eliminaron a doce miembros del grupo yihadista a su regreso a la localidad.

La mayoría de los integrantes de la organización radical suní que tomaron Al Qariatain el pasado 1 de octubre eran originarios de la población y pertenecían a células durmientes.

Por otra parte, las FSD, una alianza armada liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos, se enfrentaron hoy al Estado Islámico en las inmediaciones del campo de petróleo de Al Omar, el mayor del país.

La portavoz de la campaña de las FSD en la provincia de Deir ez-Zor, Lilwa Ani, explicó que los enfrentamientos están teniendo lugar en la zona donde están las viviendas de los trabajadores del yacimiento, cerca de Al Omar.

“Estamos intentando alejar al Daesh del campo”, señaló Ani.

Las FSD anunciaron ayer que habían arrebatado al grupo yihadista el control del yacimiento, aprovechando un contraataque de los milicianos vestidos de negro contra posiciones de las fuerzas gubernamentales sirias que durante los días anteriores habían intentado progresar hacia el campo.

La portavoz apuntó que por el momento no hay ningún tipo de coordinación entre las FSD y Rusia, aliada el Gobierno de Damasco, pero no descartó que en el futuro pueda existir.

Asimismo, Lilwa Ani aseguró que las FSD no buscan la confrontación con los efectivos gubernamentales sirios.

Deir ez-Zor es escenario de dos ofensivas contra el Estado Islámico, una del Ejército sirio y sus aliados, y otra de las FSD.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico uno de sus principales feudos

(SOS).- Las fuerzas especiales Tigre del Ejército sirio arrebataron hoy al Estado Islámico el control de la ciudad de Al Mayadin, el que era el bastión principal de los yihadistas en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

“Unidades de las fuerzas armadas sirias, junto a las fuerzas aliadas, recuperaron el control de Al Mayadin”, aseguró una fuente militar.

La liberación de esta urbe y la inminente caída de Al Raqa, considerada la capital del grupo yihadista en Siria, dejan a los extremistas con el control de apenas unos pocos enclaves en el norte y centro del país y con las localidades de escasa entidad situadas a lo largo del Éufrates entre Al Mayadin y la frontera con Irak.

Las milicias kurdas que combaten contra la organización radical suní en la ciudad de Al Raqa están convencidas de que esta localidad será liberada “hoy o mañana”, según un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Las batallas continúan en Al Raqa. El Estado Islámico está a punto de acabarse. Hoy o mañana la ciudad podría ser liberada”, informó Nouri Mahmoud, portavoz del grupo armado kurdo que combate contra los yihadistas.

Poco antes del anuncio del portavoz de las YPG, varios testigos vieron cómo un pelotón de autobuses —docenas, según estos observadores— entraban sin ningún tipo de peligro en la ciudad, procedentes de la campiña septentrional. Todo apunta a una evacuación masiva de los combatientes islamistas y sus familiares.

ACNUR alertó de que al menos ocho mil personas permanecen atrapadas en esta ciudad, conquistada por los milicianos vestidos de negro en 2014, y donde ahora el grupo yihadista está atrincherado en dos puntos en particular: el estadio de la ciudad y el hospital anexo, donde según las milicias kurdas mantienen como rehenes y escudos humanos a cientos de personas.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico envía refuerzos desde Irak para luchar en la provincia siria de Deir ez-Zor

(SOS).- Unos mil combatientes extranjeros del Estado Islámico han llegado en las últimas 72 horas a la provincia siria de Deir ez-Zor procedentes de Irak para luchar contra las fuerzas gubernamentales.

Estos milicianos operan en la Brigada al Qaaqa del Estado Islámico y se han desplegado en varios frentes en Deir ez-Zor y en el desierto sirio. Se agrupan dentro de una sección de los yihadistas que se hace llamar Al Qaradish, integrada por combatientes de Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, que ha asumido el liderazgo de la operación en la ciudad de Al Mayadin y en el este de Deir ez-Zor y que son conocidos por no confiar en sus compañeros árabes.

Hace dos semanas, cientos de milicianos del Estado Islámico llegaron a Siria desde Irak para lanzar el contraataque iniciado el pasado 28 de septiembre contra los efectivos gubernamentales en el oeste de Deir ez-Zor y el este de la provincia vecina de Homs.

Por otro lado, tres facciones armadas rebeldes —Jaish al Islam, Jaish al Ababil y Aknaf Bait al Maqdis— han alcanzado este jueves en El Cairo un acuerdo de alto el fuego para una bolsa situada en el sur de Damasco.

El alto el fuego ha entrado en vigor a las 10 horas, según han informado los medios de comunicación egipcios. “Hemos anunciado un acuerdo preliminar sobre nuestra voluntad de pactar un alto el fuego para la reducción de la tensión en esa zona”, ha explicado un dirigente político de Jaish al Islam, Mohamed Alush. El propio Alush ha asegurado que los detalles del alto el fuego se irán conociendo en el futuro.

En la información no se especifica el ámbito territorial exacto del alto el fuego y no menciona en modo alguno al Gobierno sirio. Tampoco ha habido por el momento reacción de Damasco.

Los rebeldes controlan un pequeño territorio al sur de Damasco que limita al oeste con otra bolsa, esta vez controlada por el Estado Islámico —incluido el campo de refugiados palestinos de Yarmuk—, y a su vez ambas están rodeadas por zonas bajo control de las fuerzas gubernamentales sirias.

Miles de milicianos rebeldes y de civiles que se habían refugiado en las zonas bajo control de los insurgentes en Idlib, en el noroeste de Siria, han podido ser evacuados a zonas bajo control rebelde tras los acuerdos alcanzados con el Gobierno sirio. En los últimos meses, varios acuerdos de alto el fuego puntuales entre el Gobierno y los rebeldes han logrado una relativa reducción de la violencia en el oeste de Siria.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio progresa hacia la ciudad de Al Mayadin

(SOS).- El Ejército sirio tomó hoy el control de varios puntos en la carretera que une la ciudad de Deir ez-Zor, capital de la provincia homónima (noreste), con la de Al Mayadin, situada al sur y controlada por el Estado Islámico.

Las unidades militares sirias se hicieron con el dominio de varios puntos de esa carretera, tras las operaciones contra concentraciones de yihadistas en la zona en las que mataron a un número indeterminado de miembros del grupo radical suní.

Las fuerzas gubernamentales iniciaron hace tres días un ataque en áreas del río Éufrates ubicadas al sur de la ciudad de Deir ez-Zor para dirigirse a Al Mayadin, que es uno de los feudos principales del Estado Islámico junto con la población de Al Bukamal en esta provincia.

El pasado 2 de septiembre las tropas sirias comenzaron una ofensiva contra los extremistas en la región de Deir ez-Zor, que hasta ahora se ha centrado en su capital y periferia.

Por otro lado, continúan los combates entre los efectivos gubernamentales y los yihadistas en la localidad de Al Qariatain, en el sureste de la vecina provincia de Homs, donde el Estado Islámico lanzó un contraataque contra sus oponentes el jueves pasado.

Hace dos días los milicianos vestidos de negro conquistaron Al Qariatain, cuyo dominio intentan recuperar ahora las tropas leales al Gobierno de Damasco.

También prosiguen los enfrentamientos en otras áreas desérticas del este de Homs y del oeste de Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)