ACN realiza un llamamiento urgente para los niños de Alepo

(SOS).- Cuando se cumplen 6 años del comienzo de la guerra en Siria, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN España) ha recibido una llamada urgente de ayuda desde Alepo para sostener el proyecto “Una gota de leche”. Esta iniciativa, puesta en marcha entre varias Iglesias cristianas desde mayo de 2015, tiene como objetivo proveer mensualmente de leche a niños menores de 10 años.

La financiación del proyecto está actualmente en peligro porque, pese a que los combates han cesado en Alepo oriental, las condiciones de vida siguen siendo deplorables. El 80% de la población de Alepo está desplazada y el 70% vive por debajo del umbral de la pobreza.

El doctor Nabil Antaki, un gastroenterólogo sirio que ha permanecido junto a la población durante los bombardeos y que coordina el proyecto, ha solicitado a la Fundación pontificia apoyo para que la ayuda siga en marcha. “Cada mes distribuimos leche a unos 2.850 niños. 2.600 reciben leche en polvo y 250 leche especial para lactantes. Entre otros, para bebés que no pueden ser amamantados por sus madres”, ha explicado el doctor Antaki.

Georgina, madre de dos niñas, ha contado a ACN lo importante que es este proyecto para ella y su familia: “Myriam tiene diez años de edad y Pamela, seis. Nosotros somos uno de los beneficiarios del proyecto ‘Una gota de leche’. Tanto Myriam como Pamela reciben cada mes un kilo de leche en polvo. La situación de Pamela fue crítica tras ser alcanzada en la espalda por la metralla de una bomba, y ahora que se está recuperando necesita leche para recobrar su salud. Este proyecto es muy importante para nosotros, deseo que siga funcionando”.

La Fundación pontificia lleva enviando fondos para diversos proyectos de emergencia y apoyo a las Iglesias sirias desde el inicio de la guerra. En estos tiempos de escasez, la leche es esencial para el crecimiento y el bienestar de los más pequeños. Un niño de Alepo puede recibir leche para todo un mes por solo 7 euros, y para todo un año por 84 euros.

(Fuente: ACN España)

Un cristiano indio: “No renegaré de Cristo”. Murió tras ser arrojado a un estanque congelado

(SOS).- Muchos cristianos siguen hoy dando su vida por Cristo. El mismo Papa Francisco afirmaba recientemente que ahora hay más mártires que en los primeros siglos. Uno de ellos es el cristiano indio Bartu Urawan, que prefirió la muerte a renegar de su fe.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) relata el testimonio de este hombre de 50 años, que vivía en el pueblo indio de Kubuaa. Un grupo de quince vecinos que profesan el culto a Sarna le atacaron y le arrojaron a un estanque congelado. Para que le dejaran salir de él, le exigieron que apostatara de su fe, a lo que este cristiano respondió: “No renegaré de Cristo. Continuaré creyendo en Él hasta mi último suspiro”.

El hombre, un cristiano de Jhakhand, murió como mártir a causa de los repetidos paros cardíacos tras haber pasado 17 horas sumergido en el agua. En Kubuaa, en el distrito de Palamu, Bartu Urawn residía con su esposa y su hijo Beneswar. Fue este último quien denunció el último episodio de violencia de los radicales hindúes contra un miembro de la minoría cristiana en la India, donde la Constitución -que es violada cada vez con mayor frecuencia- garantiza la libertad de culto.

Bartu y su familia se habían convertido al cristianismo hace unos diez años. Junto a ellos, también se convirtieron otras 9 familias del pueblo, de las cuales 7 fueron obligadas a volver a su religión originaria. La elección de la familia Urawn jamás fue aceptada por los otros habitantes del pueblo, pertenecientes a grupos tribales que profesan el culto a “Sarna”, o sea “la religión de los árboles sagrados”. Se trata de un ritual de antiguos orígenes, comunes a la mitología hindú, budista y jaina, que también prevé el sacrificio de animales.

Beneswar narró que sus padres hace tiempo se habían convertido en blanco de los indígenas hindúes, contrarios a la conversión. Por esto, en un intento extremo por hacerles renegar de su fe, un grupo de 15 personas los ató y los arrojó al agua congelada. Allí permanecieron durante toda la noche, mientras el joven era obligado a asistir a la tortura de sus padres.  Mientras que la madre logró sobrevivir, Bartu murió pero se mantuvo fiel a Jesucristo.

Como parte de la tortura, el cristiano indio fue obligado a comer carne ofrecida en sacrificio y a consumir bebidas alcohólicas, mientras que el hijo fue obligado a beber agua contaminada.

Según el Informe Libertad Religiosa en el Mundo 2016, en la India los derechos de las minorías están seriamente amenazados, por lo que muchos son perseguidos a causa de la fe.

(Fuentes: ACN / ReL)

Políticos de la UE hablarán por Skype con niños de Alepo el día de San Nicolás

(ACN).- En colaboración con la Fundación Pontificia Internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el vicepresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y el enviado especial de la UE para la promoción de la libertad religiosa o de credo, Ján Figel, organizarán el 6 de diciembre una conferencia vía Skype, de una hora de duración, entre políticos del Parlamento Europeo y escolares en una iglesia católica de Alepo (Siria).

Los niños, tanto cristianos como musulmanes, relatarán sus historias y responderán a preguntas sobre su vida en plena guerra. La guerra,que dura ya 5 años, se ha cobrado la vida de más de 400 mil personas, ha destruido 2.960 escuelas; debido a la guerra, de los aproximadamente 2,9 millones de niños en edad escolar, casi 2 millones no pueden asistir a clase. El llamamiento a la paz desea llamar la atención sobre el hecho de que en Siria —a diferencia de Irak—, a pesar de las divisiones que ha producido la guerra, los cristianos y los musulmanes siguen estando unidos.

El responsable de ACN para Próximo Oriente, P. Andrew Halemba, quien concibió esta idea después de varias visitas a la región, declaró: «La videoconferencia entre los niños sirios y los políticos europeos es una continuación del concepto “Dibujos por la paz en Siria”; en este contexto ACN y las iglesias locales sirias, que representan aproximadamente el 95% de todos los cristianos sirios, recogieron más de un millón de dibujos y cartas de niños de todas las religiones, de entre 3 y 16 años de edad, procedentes de escuelas de Alepo, Homs, Tartus, Yabroud y Damasco. Dichos mensajes y dibujos son una llamada vibrante e inocente a la paz que los niños sirios hacen al mundo occidental».

Entre las cartas recogidas se encuentra la de Razan, de 5º curso: «No he visto nada de mi infancia. Mi casa quedó destruida. Mi vida ha cambiado. Cuando oigo explosiones tengo miedo. Muchos ruidos; me siento muy triste cuando veo morir a niños. Espero que Dios haga volver todo a como estaba antes, y que Dios salve nuestro país, Siria». Otro mensaje procede de Shifa, del 6º curso: «Padre, te echo en falta; pero siempre estarás en mi corazón». Una poesía de Shan, de 12 años, procedente de Alepo, describe el sufrimiento en la guerra:

«Rezo: Dios, mi país sufre
Frío, tristeza y oscuridad, sin electricidad ni velas.
Una madre llama con voz no oída

al padre que salió por la mañana y que no es seguro si volverá.

Por favor, Dios, no nos abandones a la aflicción y al hambre.

Dios, sostiene tus manos sobre nosotros; nuestro país sufre.

Niños, como la salida de sol, estudian en la oscuridad;

esperamos buenas noticias rodeadas de misericordia,

confiamos en encontrar sonrisas maravillosas a nuestro alrededor,

pero encuentran corazones negros, más negros que el carbón.

Son bautizados con sangre y nosotros no tenemos ni siquiera lágrimas.

Dios, ¡no abandones nuestro país que sufre!»

Estas cartas y dibujos fueron entregadas a los decisores de la UE e instituciones de la ONU, por los «embajadores de los niños», el patriarca Gregorio III Laham, cabeza visible de la Iglesia greco-católica melquita, el metropolitano de la Iglesia ortodoxa griega George Abou Zakhemde Homs, y el obispo ortodoxo sirio Selwanos Boutros Al Nemeh de Homs, en el marco de un visita a Bruselas y Ginebra celebrada del 10 al 13 de octubre.

Entre otras personas, los representantes de la Iglesia se reunieron con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, con Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, y Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. En Ginebra, los mensajes de los niños fueron presentados a Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y al príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Tras la conversación vía Skype del 6 de diciembre entre los líderes políticos de Bruselas y los niños de Alepo, se presentará una exposición de los dibujos de los niños en una de las salas del Parlamento Europeo. Simultáneamente, el presidente de la Comisión Europea Juncker ha ofrecido integrar los dibujos que recibió durante la visita del Patriarca, en una exhibición más amplia organizada junto con UNICEF y que se titula: «Standing Strong: The Human Faces of the Syrian Crisis» («Permanecer firmes: los rostros humanos de la crisis siria») y que se presentará del 5 al 15 de diciembre en el edificio Berlaymont de la Comisión Europea. Aquí podrán verse 18 dibujos y fotografías de niños sirios tomadas por ACN. A continuación podrán visitarse, durante los tres primeros meses de 2017, en otras sedes de la UE.

Ir a Misa puede significar la muerte para católicos en Siria

(ACI/EWTN Noticias).- “La oración es la mejor arma que tenemos”, afirmó Mieiille Al Farah, una  cristiana de Damasco (Siria), durante la presentación del Informe sobre Libertad Religiosa de Ayuda a laIglesia Necesitada (AIN), donde denunció la persecución que sufren los cristianos, para quienes incluso “ir a Misa es arriesgarse a que te maten”.

0018

Sigue leyendo