Las fuerzas gubernamentales avanzan frente al Estado Islámico en el sureste de Siria

(SOS).- Las fuerzas leales al Gobierno sirio consiguieron este sábado avanzar y recuperar zonas en manos del Estado Islámico durante enfrentamientos entre ambos bandos en la provincia de Al Sueida, en el sureste de Siria.

Las tropas gubernamentales y sus aliados lanzaron repetidos ataques contra los yihadistas y les arrebataron varias posiciones y territorios en el noreste de Al Sueida, junto a la delimitación de esta provincia con la región de Rif Damasco, informaron fuentes locales.

Los choques violentos tuvieron lugar a unos 50 kilómetros del paso de Al Tanf, en la frontera de Siria con Irak, donde tienen presencia las fuerzas de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Las fuerzas sirias también bombardearon de forma continuada las zonas bajo el control de la organización extremista en esta área.

Según las fuentes consultadas, al menos nueve miembros del grupo radical y cinco efectivos gubernamentales fallecieron desde el viernes en los enfrentamientos ininterrumpidos en esta zona desértica de Al Sueida.

También señalaron que el Ejército sirio ha enviado refuerzos al noreste de Al Sueida para participar en las operaciones que buscan expulsar definitivamente a los yihadistas de la provincia.

Las fuerzas leales a Damasco han obtenido numerosos avances en los últimos meses frente al Estado Islámico, cuya presencia en el país ha quedado reducida a menos del 3 por ciento del territorio sirio.

Anuncios

El Ejército logra nuevos avances en el último bastión del Estado Islámico en Siria

(SOS).- El Ejército de Siria ha logrado este lunes nuevos avances hacia la localidad de Bukamal, situada en la provincia de Deir ez-Zor y último bastión del Estado Islámico en el país.

Según fuentes militares, las tropas gubernamentales ha mantenido enfrentamientos en los alrededores de la ciudad, mientras que las Fuerzas Aéreas han bombardeado varios barrios de la misma.

Las citadas fuentes han subrayado que las operaciones han provocado “grandes pérdidas” en las filas del grupo yihadista, sin dar más detalles al respecto.

La ofensiva del Ejército en la provincia coincide con la lanzada por las FDS —una coalición de milicias kurdas y árabes respaldadas por Estados Unidos—, que el domingo se hicieron con uno de los mayores campos petrolíferos de Siria, el de Al Omar.

El campo de Al Omar, situado en la orilla este del Éufrates, producía en su apogeo una cuarta parte del crudo sirio y fue capturado por el Estado Islámico a mediados de 2014, tras arrebatárselo al Frente al-Nusra.

La coalición que encabeza Estados Unidos y el Ejército ruso, aliado del Gobierno sirio, han mantenido en los últimos meses reuniones para evitar que ambas ofensivas contra la organización radical suní entren en conflicto directo.

El Estado Islámico ha perdido la práctica totalidad del territorio que controlaba en Siria tras sus recientes derrotas en la localidad de Deir ez-Zor y en Al Raqa, la que era la capital de su Califato en el país.

Por otra parte, el Gobierno sirio se ha quejado hoy ante la ONU de la matanza de civiles en un bombardeo en el barrio de Al Qusur, en la ciudad nororiental de Deir ez-Zor, del que ha acusado a la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores sirio ha mandado dos cartas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU sobre “los crímenes ilegales cometidos por la coalición contra los civiles sirios”.

En las misivas, la Cancillería siria ha recordado el bombardeo de ayer en Al Qusur que, según sus datos, ha causado la muerte de catorce civiles y heridas a más de cuarenta, entre ellos menores y mujeres.

El Ministerio de Exteriores ha considerado que esos hechos demuestran “los esfuerzos frenéticos” de la coalición para entorpecer el avance de las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados, tras sus victorias frente a los yihadistas, especialmente en la provincia de Deir ez-Zor.

Asimismo, ha asegurado que la alianza internacional ha cometido masacres en la ciudad de Al Raqa, donde miles de civiles han muerto, y la urbe “se ha desvanecido de la superficie de la tierra”, mientras que se ha garantizado “la salida segura” de los milicianos vestidos de negro.

A juicio del Gobierno sirio, “la coalición ha intentado encubrir sus crímenes en Al Raqa con el anuncio de planes de reconstrucción de la población”.

El portavoz de la coalición, Ryan Dillon, ha negado en su cuenta de Twitter que los aviones de la alianza bombardearan ayer la ciudad de Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas gubernamentales se disponen a cercar al Estado Islámico en Siria

(SOS).- El Ejército sirio y sus aliados han logrado nuevos avances este lunes en una zona desértica de Siria en una maniobra para cercar los focos de resistencia que mantiene el Estado Islámico en el país.

Las fuerzas gubernamentales han tomado varias localidades cercanas a Al Koum, en el noreste de la provincia de Homs, han informado fuentes militares.

Este avance reduce a 25 kilómetros la zona bajo control del grupo radical sunita entre Al Koum y Al Sukhna hacia el sur, que fue tomada por los soldados sirios el sábado.

De lograr cerrar ese área, los yihadistas estarían rodeados en un territorio de 8.000 kilómetros cuadrados hacia el oeste, quedando aproximadamente en el centro de la provincia de Homs.

El Ministerio de Defensa ruso ha indicado que ha participado en la ofensiva asesorando en el traslado de tropas por aire hacia el norte de Al Koum el sábado.

El Estado Islámico está perdiendo territorios en Siria desde dos frentes. Contra el ELS, respaldado por Estados Unidos y liderado por las milicias kurdas YPG, trata de mantener la ciudad de Al Raqa, principal bastión de la organización extremista. Y presionando desde el oeste, el Ejército sirio, apoyado por Rusia e Irán, ha avanzado hasta la provincia de Deir ez-Zor, desde la región de Al Raqa.

Sin embargo, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi todavía dominan la mayor parte de Deir ez-Zor, en la frontera con Irak. Las fuerzas gubernamentales controlan algunos enclaves en la ciudad y una base militar cercana.

(Fuente: Agencias)