El terror en Damasco marca el sexto aniversario del conflicto sirio

(SOS).- Cuatro días después de un atentado que se cobró 74 vidas, el terror ha golpeado de nuevo el corazón de Damasco cuando se cumple el sexto aniversario del conflicto en Siria.

Un terrorista suicida ha hecho estallar este miércoles la carga explosiva que ocultaba en el concurrido palacio de justicia de Hamidiye, próximo al bazar de la capital. Al menos 39 personas, entre ellas 24 civiles, han muerto y varias decenas han resultado heridas.

El atacante, vestido con uniforme militar, ha provocado la explosión después de que la Policía tratara de impedirle la entrada al edificio, según han relatado testigos presenciales.

Un segundo atentado suicida se ha producido poco después en un restaurante del distrito de Rabue, situado al oeste de Damasco. La prensa local ha indicado que la explosión ha dejado más de dos decenas de heridos. Hasta el momento ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque a la capital.

El ministro sirio de Justicia, Neyem Edin al-Ahmad, ha declarado a los medios de comunicación que los atentados “no sorprenden, ya que se producen en medio de las victorias del Ejército Árabe de Siria por toda la geografía del país, así como los triunfos políticos logrados en Ginebra y Astaná, que los terroristas pretenden socavar”.

Precisamente este miércoles ha concluido la tercera ronda de negociaciones sobre la tregua en Siria en la capital de Kazajistán, que fue boicoteada por la mayor parte de los grupos rebeldes.

Las delegaciones de Rusia, Turquía e Irán han publicado un comunicado conjunto en el que han anunciado que la próxima reunión en Astaná tendrá lugar el próximo mes de mayo.

(Fuente: Agencias)

Yemen/Adén – Las autoridades desmantelan una célula yihadista del Estado Islámico

Adén (AsiaNews/Agencias).- Las autoridades de Yemen desmantelaron recientemente una célula yihadista atribuible al Estado islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), operativa en Adén y responsable de una serie de atentados que ensangrentaron la metrópoli meridional del país a lo largo de 2016. En el marco del operativo, la Policía requisó pistolas con silenciador y cartas enviadas por los líderes de Daesh en Siria e Irak.

Las fuerzas del orden arrestaron a ocho presuntos milicianos del autoproclamado Califato, que estaban activos en la ciudad portuaria del sur de Yemen y que habían protagonizado ataques contra edificios y destacamentos de la Seguridad local.

En el contexto de otro operativo, el Ejército gubernamental también requisó cuatro toneladas de explosivos en Chehr, una pequeña ciudad en la región de Hadramaut, en el sur de Arabia, situada en el este Yemen. Fueron arrestadas cinco personas que se proponían planificar “atentados terroristas”.

En el último período, el Estado islámico y al Qaeda de la Península arábiga (AQPA) se han aprovechado de la guerra civil, que enfrenta al gobierno -exiliado en Arabia Saudita durante largo tiempo y que ahora tiene su sede en Adén- con las milicias rebeldes chiitas Houthi -que controlan la capital, Saná-,  para incrementar su influencia y expandir su control sobre el territorio, sobre todo hacia el sur y el sudeste. En particular, son las milicias de Daesh las que parecen haber obtenido los mayores logros, ampliando su influencia hasta llegar incluso al centro del país.

Entre las acciones violentas que pueden ser atribuidas a los yihadistas del Estado Islámico, se contaría el asalto ocurrido el pasado 4 de marzo en el complejo de las Misioneras de la Caridad ubicado en Adén, en el cual murieron cuatro religiosas y 12 civiles. Durante el ataque, que jamás fue reivindicado oficialmente por ningún grupo, y del que al Qaeda se distanció al afirmar que no había sido responsable del mismo, también fue secuestrado el P. Tom Uzhunnalil, un misionero salesiano de origen indio.

La actual República de Yemen nació en 1990 tras la unificación de la República Árabe de Yemen (Yemen del Norte) y la República Popular Democrática de Yemen (Yemen del Sur). No obstante, los conflictos entre los chiitas (Yemen del Norte) y sunitas (Yemen del Sur) no cesaron después de la unión.

El pasado 25 de marzo de 2015, una coalición internacional dirigida por Arabia Saudita lanzó una serie de ataques aéreos contra las milicias rebeldes chiitas Houthi en Yemen, desencadenando un auténtico conflicto armado. Desde entonces, los combates se propagaron por todo el país.

A los incesantes bombardeos aéreos de las fuerzas de la coalición hay que añadir la batalla que libran en tierra las facciones rivales: por un los Houthi, grupo armado cuyos miembros son seguidores de la secta del islam chií denominada zaidí, aliados con los simpatizantes del ex presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh; por otro, las fuerzas contrarias a los Houthi, aliadas con el actual presidente, Abd Rabbu Mansour Hadi, y con la coalición dirigida por Arabia Saudita.

Hasta la fecha, ya han muerto más de siete mil personas, los heridos suman más de 37 mil y hay tres millones de desplazados.