Al menos siete civiles mueren en un bombardeo de la coalición internacional en el este de Siria

(SOS).- Al menos siete civiles han muerto este viernes en un bombardeo ejecutado por la coalición que encabeza Estados Unidos contra la localidad siria de Shafa, situada en la provincia de Deir ez-Zor y último reducto en manos del Estado Islámico.

Según fuentes locales, el número de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas debido a que hay varias personas en estado crítico.

Con la ofensiva centrada en estos momentos en Deir ez-Zor, la coalición internacional sirve de apoyo a las FDS, una alianza de milicias kurdo-árabes que lucha contra el grupo yihadista en el noreste y el este del país.

Las fuerzas estadounidenses en la zona están desplegadas en la localidad de Al Tanf, al suroeste de Al Bukamal.

A finales del año pasado, el Ejército sirio logró expulsar al Estado Islámico de Al Bukamal y sus alrededores, pero los extremistas han continuado llevando a cabo ataques en el área.

El presidente Bashar al Assad declaró a principios de junio que consideraba que Estados Unidos es una “potencia invasora” en Siria y que la postura de su Gobierno es la de “apoyar cualquier acto de resistencia, tanto contra los terroristas como contra las fuerzas invasoras, independientemente de su nacionalidad”.

En los últimos días, las fuerzas sirias han reforzado sus posiciones en el área de cara a una posible ofensiva contra el Estado Islámico a raíz de los últimos ataques del grupo yihadista contra Al Bukamal y sus alrededores.

Actualmente, los extremistas solo dominan un tres por ciento del territorio sirio y tienen presencia en las provincias de Deraa, Al Hasaka y Deir ez-Zor.

Anuncios

El Estado Islámico toma parte de la localidad siria de Al Bukamal

(SOS).- El Estado Islámico ha lanzado este viernes una ofensiva contra la localidad siria de Al Bukamal en la que ha empleado al menos diez terroristas suicidas y en la que ha matado al menos a 43 miembros de las fuerzas gubernamentales.

El ataque contra la ciudad, situada en la provincia de Deir ez-Zor y cerca de la frontera con Irak, sería el de mayor escala contra la misma desde que el Ejército sirio se hizo con ella en noviembre de 2017. En los combates habrían participado seis terroristas suicidas que hicieron explotar las cargas que llevaban adosadas al cuerpo y otros cuatro que conducían coches bomba, según fuentes locales.

La exitosa ofensiva tiene lugar menos de una semana después de que al menos 45 miembros de las fuerzas de seguridad y milicianos leales al Gobierno sirio murieran en una serie de ataques de los yihadistas en un frente de unos cien kilómetros en la orilla occidental del río Éufrates en esta provincia, concretamente entre las localidades de Bolil y Al Bukamal.

Por su parte, la Fuerza Aérea iraquí ha bombardeado este jueves las posiciones de los milicianos vestidos de negro en la vecina Siria, según un comunicado del mando militar iraquí.

La operación la ha llevado a cabo un caza F16 contra un aérea controlada por las huestes de Abu Bakr al Baghdadi. El grupo ha sido derrotado en la mayoría de las zonas que controlaba en Irak aunque todavía representa una amenaza en su frontera con Siria.

Las fuerzas leales a Damasco han obtenido numerosos avances en los últimos meses frente a la organización extremista, cuya presencia en el país ha quedado reducida a menos del 3 por ciento del territorio sirio. Actualmente, el Estado Islámico tiene presencia en las provincias de Deraa, Al Hasaka y Deir ez-Zor, después de que haya perdido el control de otras siete provincias sirias desde 2017.