El arzobispo Hindo denuncia el intento de crear una región autónoma kurda en Siria

(SOS).- Los militantes y milicianos que siguen al Partido Democrático Kurdo (PYD), la rama siria del Partiya Karkerên Kurdistán (PKK), han comenzado a realizar su plan -cultivado durante años- de crear una región autónoma kurda en la región siria de Jazira, que en los medios de comunicación kurdos ya se indica con el nombre de Rojava. En la provincia siria al noreste de Hassaké, la autoproclamada administración autónoma de Rojava ha comenzado a poner en práctica un sistema de impuestos locales para subvencionar los servicios públicos en la región. Según cuanto afirman los responsables del proyecto, los impuestos serán utilizados para sostener los servicios de salud y de educación locales, para mejorar el sistema de seguridad, y también para afirmar con más fuerza en las instituciones y en la sociedad, los derechos de las mujeres.

El programa de impuestos prevé tasas para todos los ciudadanos que reciben un ingreso mensual igual o superior a 100 mil libras sirias (unos 200 dólares), y por lo tanto debería afectar a un 75 por ciento de la población local. “Además de tratar de imponer este nuevo sistema fiscal, los del PYD también han requisado y cerrado las escuelas. La mitad de ellas las han convertido en cuarteles, y en las otras han dicho que quieren introducir nuevos planes de estudio, que se realizará en lengua kurda”, refiere el arzobispo Jacques Behnan Hindo. “Hace algún tiempo también trataron de expropiar unas tierras pertenecientes a nuestra Iglesia, pero las restituyeron después de que yo enviase cartas de denuncia a la Nunciatura y a algunos de sus líderes”, añade.

Según indica el arzobispo Hindo, que guía el Archieparquía siro-católica de Hassaké Nisibi, la región de Jazira está implicada en este juego geopolítico delicado y complicado que se está jugando en toda la región, y que también gira en torno a la llamada “cuestión kurda”. “Los militantes kurdos del PYD se sienten fuertes, ya que creen que tienen el apoyo de Estados Unidos. Yo les he advertido: mirad, tarde o temprano, los estadounidenses se irán, y os encontraréis en peores condiciones que antes”, relata. “Estos militantes están relacionados con el PKK, que opera en Turquía, y dicen que sólo aspiran a una mayor autonomía local, sin perseguir objetivos de independencia. Además, son enemigos de los kurdos de Masud Barzani, que en Irak están marchando hacia el referéndum para proclamar la plena independencia del Kurdistán iraquí. Aquí, el proyecto de una administración autónoma apoyado por el PYD parece seguir porque tienen armas, pero en realidad no recibe el reconocimiento ni siquiera de otros kurdos. Mucho menos de las tribus musulmanas o de los cristianos. Y no creo que será aceptado jamás por el gobierno en Damasco”, explica.

(Fuente: Agencia Fides)

Anuncios