Rusia e Israel planean aumentar la coordinación en sus acciones en Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, expresaron este viernes su disposición a “aumentar la coordinación” en sus acciones en Siria, incluidas las relacionadas con acciones “antiterroristas”.

“Los dos líderes han discutido sobre los acontecimientos en Siria en el contexto de los esfuerzos conjuntos para garantizar la seguridad cerca de la frontera entre Siria e Israel”, indicó el Kremlin en un comunicado.

Asimismo, señaló que Putin y Netanyahu “han acordado también mantener contactos a distintos niveles”, sin dar más detalles al respecto.

Desde su intervención en 2015 en la guerra en el país árabe del lado de las autoridades sirias, Rusia ha pasado por alto los bombardeos israelíes contra objetivos militares sirios, del partido-milicia libanés Hezbolá y de Irán, aliados de Damasco.

Sin embargo, la condena de Moscú a un ataque aéreo ejecutado el pasado 9 de abril levantó sospechas de que la paciencia rusa ante estas operaciones israelíes se estaba acabando.

Pese a ello, Netanyahu afirmó posteriormente que era poco probable que Rusia limite las acciones militares israelíes en Siria, poco después de mantener un encuentro con Putin.

Anuncios

Siria amenaza a Estados Unidos con represalias si sufre una nueva agresión

(SOS).- El viceministro de Exteriores de Siria, Faisal al-Miqdad, afirmó ayer que Estados Unidos “debe estudiar minuciosamente las posibles acciones de Damasco y Moscú como respuesta a cualquier nueva agresión” contra su país.

La semana pasada, la Casa Blanca acusó al presidente de Siria, Bashar al-Assad, de preparar un nuevo ataque con armas químicas que “probablemente resultaría en el asesinato masivo de civiles, incluidos niños inocentes”. Además, Washington advirtió que, en el caso de que decidiera llevarlo a cabo, el Gobierno sirio “pagará un alto precio”.

Diferentes medios de comunicación indicaron el pasado 1 de julio que 30 militantes se habían intoxicado con gas cloro en el suburbio damasquino de Ein Tarma, mientras que el Ejército sirio aseguró que esa información era falsa.

Al respecto, Al Miqdad reiteró que “Siria eliminó todas sus armas químicas” y recordó que eso es así desde que destruyó todos sus almacenes con armamento de ese tipo en 2014. Además, destacó que el proceso estuvo supervisado por especialistas internacionales y representantes de los países occidentales, entre ellos Estados Unidos, quienes confirmaron que el país árabe cumplió con todos sus compromisos.

Por su parte, Rusia tildó de “inadmisibles” las amenazas estadounidenses “contra el Gobierno legítimo de Siria” y alertó sobre las posibles provocaciones de los grupos extremistas.

Después de que la coalición internacional liderada por Estados Unidos derribó un caza sirio en la provincia de Al Raqa el mes pasado, el Ministerio de Defensa de Rusia prometió que sus defensas antiaéreas desplegadas en Siria seguirán a todos los aviones en las zonas donde opera la Fuerza Aérea rusa contra el Estado Islámico y otros grupos extremistas.

El 4 de abril se produjo un supuesto incidente químico en Jan Sheijun. Faisal al-Miqdad indicó que Washington se opuso al envío de un grupo de expertos al lugar para investigar el posible uso del gas sarín y, a cambio, acusó sin pruebas a Damasco de utilizar armas químicas y castigó a Siria con un ataque militar tres días después.

Al respecto, el alto funcionario sirio dijo que esa “agresión” a la base aérea de Shairat, crucial para la ofensiva antiterrorista de Siria, no tuvo “razones morales ni políticas”.

(Fuente: Agencias)