Aviones de la coalición internacional liderada por EEUU bombardean a civiles en Siria

(SOS).- Al menos 11 personas —entre ellas al menos 5 niños— murieron y varias resultaron heridas este martes en bombardeos perpetrados por aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos en el sur de la provincia de Al Hasaka, ubicada en el noreste de Siria y donde tiene presencia el Estado Islámico.

Fuentes locales detallaron que también hay desaparecidos bajo los escombros y advirtieron de que el número de muertos puede aumentar debido a que varios heridos están en estado grave.

Los aviones de guerra tuvieron como objetivo la localidad de Al Yazaa, en el sur de Al Hasaka, donde las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y apoyada por Washington, desarrolla una ofensiva contra el grupo yihadista.

Por su parte, la Agencia Árabe Siria de Noticias (SANA) rebajó la cifra de muertos a 10 en “una masacre cometida por la coalición liderada por Estados Unidos”, que bombardeó viviendas de civiles en Al Yazaa.

SANA destacó que los cazas de la alianza han intensificado sus ataques en la parte sur de Al Hasaka, en torno a la población de Al Shadadi, “para destruir deliberadamente casas de civiles, sobre todo en los pueblos donde los habitantes se niegan a unirse a las FDS”.

La alianza de milicias árabes y kurdas anunció hace dos días el comienzo de una nueva fase de la ofensiva final para acabar con la organización extremista, en el marco de la campaña militar denominada “Tormenta de Al Yazira”.

Actualmente, las huestes de Abu Bakr al Baghdadi solo dominan un 3 por ciento del territorio sirio y tienen presencia en las provincias de Deraa (sur), Al Hasaka y Deir ez-Zor, después de que hayan perdido el control de otras siete provincias desde 2017.

Anuncios

Cazas turcos empiezan a bombardear la región de Afrin en Siria

(SOS).- Cazas turcos empezaron hoy a bombardear la región de Afrin en el extremo noroeste de Siria, según la prensa local, en lo que se supone un inicio de la invasión anunciada desde hace días por Ankara.

“En este momento nuestras Fuerzas Armadas turcas han empezado una operación aérea para eliminar a los elementos del PKK/PYD y del Estado Islámico en Afrin,” confirmó el primer ministro turco, Binali Yildirim, durante un discurso, utilizando las siglas habituales para referirse a las Unidades de Protección Popular (YPG), la milicia kurda que controla la zona.

Los F-16 turcos bombardearon un punto de observación de las YPG, informaron las principales agencias internacionales, y las explosiones se podían escuchar desde Turquía.

El Estado Mayor del Ejército turco anunció el inicio de la operación bajo el nombre “Rama de olivo” a partir de las 17.00 del sábado (hora local). Entre los argumentos para defender el ataque, el derecho a la “legítima defensa” y a diferentes resoluciones de la ONU. El Estado Mayor aclaró además que respetará la integridad territorial de Siria.

Desde hace meses, el Ejército turco ha concentrado tanques y piezas de artillería en las cercanías de la frontera entre Turquía y Siria. Se han establecido campamentos militares en al menos siete puntos de la zona y la maquinaria cava zanjas y levanta muros de protección.

El inicio de la ofensiva de Ankara ha estado precedido de una intensa campaña belicista en los medios de comunicación turcos y es que la operación tiene un alto componente de política interna. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, lleva meses tratando de aumentar su base de apoyo de cara a las cruciales elecciones a las que se enfrentará el próximo año mediante una política decididamente nacionalista.

Según los analistas consultados, la lucha contra el PKK y su extensión siria suscitan amplio consenso en el país. No en vano, esta semana 500 personas se presentaron en una base militar de Estambul coreando eslóganes como “todo turco nace soldado” o “si la patria está en juego, el resto no importa” y pidiendo ser enrolados en la operación militar.

El mandatario turco subrayó hoy que las fuerzas turcas no se detendrán en la ofensiva de Afrin y apuntó a que el siguiente objetivo sería Manbij, localidad siria que se disputan milicias rebeldes aliadas de Ankara y milicias árabes y kurdas aliadas de Estados Unidos.

Posteriormente, dijo Erdogan, “continuaremos paso a paso hasta la frontera iraquí para limpiar la zona de esta basura terrorista que pretende cercar nuestro país”.

Rusia ha manifestado que sigue con “preocupación” la ofensiva militar. Moscú habría reubicado el contingente ruso situado precisamente en Afrin, según diferentes agencias.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Heather Nauer había advertido este viernes a Turquía de que no actuase contra Afrin: “No queremos que se involucren en más violencia, los queremos centrados en (la lucha contra) el Estado Islámico”.

Turquía y Estados Unidos andan a la gresca desde que la Administración Obama eligió a las YPG como aliado estratégico en Siria a fin de acabar con las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

(Fuente: Agencias)

El Ejército recupera el control de 14 localidades en el noroeste de Siria

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias recuperaron hoy el control de catorce localidades en el sur y el este de la provincia de Idlib (noroeste del país), tras intensificar los bombardeos en esa área.

Algunas de las poblaciones retomadas por el Ejército sirio son Ayaz, Jirbet Abu Ania, Jirbet Yashut, Abu Tahiha, Farya, Al Daudia, Abu Alich y Yeb al Qasab.

La aviación siria y la rusa aumentaron los ataques en esa parte de la provincia, lo que obligó a la alianza Hayat Tahrir al-Sham, antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda, a replegarse de esas localidades.

Con este avance, las tropas gubernamentales y sus aliados dominan casi totalmente la frontera entre el sureste de Idlib y el noreste de la vecina región de Hama.

Además, cortan el camino a los miembros del Estado Islámico, presentes en algunos pueblos del noreste de Hama, para que no se infiltren en Idlib.

Los efectivos del Ejército sirio, comandados por el general Suheil Hasan, se sitúan ahora a 11 kilómetros del aeropuerto militar de Abu Duhur, en poder de Hayat Tahrir al-Sham y otras facciones, que es el objetivo principal de esta ofensiva.

Las fuerzas gubernamentales iniciaron las operaciones en Idlib y en Hama el pasado 22 de octubre.

Casi toda la provincia de Idlib están en poder del antiguo Frente al-Nusra y de otros grupos armados.

A finales de diciembre, el general Hasan asumió el mando de la campaña militar en Idlib, tras haber derrotado a las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi en la urbe de Deir ez-Zor y a los combatientes de otras facciones en la ciudad de Alepo.

Por otra parte, las tropas gubernamentales sirias consiguieron romper el cerco impuesto desde hace una semana por grupos extremistas a una base militar de vehículos blindados en la ciudad de Harasta, al este de Damasco.

El Ejército sirio también logró recuperar el control de los molinos de harina situados cerca del acuartelamiento.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos replegará a unos 400 militares que participaron en la ofensiva de Al Raqa

(SOS).- La coalición internacional que combate al Estado Islámico anunció hoy que replegará a cerca de 400 artilleros estadounidenses que participaron en la ofensiva de Al Raqa.

Los militares que regresarán a Estados Unidos próximamente pertenecen al primer batallón del décimo regimiento de Marines y estaban en territorio sirio desde el pasado 15 de septiembre, informó la coalición en un comunicado.

Esta unidad participó en la batalla de Al Raqa con baterías de obuses de 155 milímetros, del tipo M777 Howitzer, con los que dieron apoyo a las FSD, la amalgama de milicias rebeldes lideradas por combatientes kurdos que participaron en la batalla sobre el terreno.

El director de operaciones de la coalición, el general Jonathan Braga, afirmó que se retirarán tropas “donde tenga sentido” hacerlo, pero las fuerzas internacionales continuarán dando apoyo a sus socios para mantener la seguridad y terminar de derrotar a las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

Al Raqa, ubicada en el noreste de Siria, fue conquistada por las FSD con el apoyo de la coalición internacional y de las fuerzas especiales de Estados Unidos, el pasado mes de octubre.

Las autoridades sirias manifestaron recientemente que solo reconocerán a Al Raqa como una ciudad liberada después de que las fuerzas gubernamentales la tengan bajo su control.

El ministro de Información de Siria, Mohamad Ramez Turyuman, recordó que la conquista de la ciudad de Al Raqa, antiguo feudo de los extremistas en el norte de Siria, por las milicias rebeldes kurdo-árabes no supone la liberación de dicha urbe ya que aún no está bajo el control del Gobierno central.

Turyuman aseguró que las autoridades sirias no cederán ni un centímetro de su territorio nacional y que ya hay planes en marcha para recuperar las zonas que están bajo la ocupación de fuerzas extranjeras, terroristas y grupos armados.

Después de haber perdido las principales ciudades que estaban bajo su control, el Estado Islámico aún domina una serie de poblaciones en la rivera iraquí del Eúfrates, en Siria, y en zonas desérticas en ambos países.

(Fuente: Agencias)

Dos antiguos oficiales de Sadam Husein se disputan el liderazgo del Estado Islámico

(SOS).- El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, habría muerto en un ataque aéreo efectuado en Siria el 28 de mayo, según el Ministerio de Exteriores de Rusia, lo que abriría la carrera para sucederle.

El ataque en cuestión, ocurrido al sur de la ciudad siria de Al Raqa, concluyó con la muerte de destacados dirigentes del grupo radical sunita, aunque ningún Gobierno ha sido capaz de verificar al cien por cien los detalles sobre la situación de Al Baghdadi.

Entre los preferidos para ocupar su lugar, se encuentran dos antiguos oficiales de Sadam Husein: Iyad al-Obaidi, de unos 50 años, que ha ejercido como ministro de guerra, y Ayad al-Jumaili, de unos 40, que ha servido al frente de la agencia de seguridad de la organización yihadista, Amniya.

Los dos se sumaron a la insurgencia salafista en Irak en 2003 tras la invasión estadounidense que derrocó al mandatario iraquí y concedió poder a la mayoría chiita y están en el círculo de confianza de Al Baghdadi desde el año pasado, cuando varios altos cargos del Estado Islámico murieron en bombardeos en Siria.

“Jumaili reconoce a Obaidi como su superior pero no hay un sucesor claro y, dependiendo de las condiciones, puede ser cualquiera de los dos”, ha indicado Hisham al-Hashimi, un experto que asesora a varios gobiernos de Oriente Medio sobre el Estado Islámico.

En cualquier caso, ninguno de los dos asumiría el título de Califa que se impuso Al Baghdadi reivindicándose así como descendiente de Mahoma. “Ellos no pertenecen a ese linaje y (…) no son expertos en teología islámica”, ha indicado Hashimi.

También influiría en esta decisión el hecho de que el Califato que Al Baghdadi proclamó en 2014 en partes de Siria e Irak se ha reducido hasta su práctica desaparición. Mosul, la autodenominada capital iraquí, está a punto de caer y Al Raqa, su principal bastión sirio, es objeto de una ofensiva para su liberación.

“Un califa debe tener un Ardh al-Tamkeen (cierta extensión de territorio) que gobernar conforme a la ley islámica. Si no lo tiene, el sucesor solamente será reconocido como emir”, término similar al de príncipe que los yihadistas suelen usar para referirse a sus líderes, ha explicado Hashimi.

El elegido como heredero de Al Baghdadi tendrá que contar con la aprobación de los ocho miembros que forman el Consejo de la Shura, un órgano consultivo del Califa. Sin embargo, no se reunirían físicamente por razones de seguridad, de modo que votarían a través de emisarios.

Por su parte, la coalición internacional que lidera Estados Unidos ha sostenido que en el caso de que el líder del Estado Islámico siga vivo no influirá en la guerra que se libra contra la organización yihadista en Siria e Irak.

“Sabemos con certeza que, si sigue vivo, no será capaz de influir en lo que está pasando ahora mismo en Mosul o en Al Raqa o en general sobre el Estado Islámico, que continúa perdiendo su Califato físico”, ha dicho el portavoz de la coalición internacional, el coronel estadounidense Ryan Dillon, desde el Pentágono.

Interrogado sobre la supuesta muerte de Al Baghdadi, Dillon ha aclarado que la coalición internacional “no tiene ninguna evidencia concreta” al respecto.

(Fuente: Agencias)