Mueren varios cabecillas del Estado Islámico en un bombardeo cerca de Deir ez-Zor

(SOS).- El Ministerio de Defensa de Rusia anunció este viernes la muerte del denominado “ministro de Guerra” del Estado Islámico, Gulmurod Jalimov, en un bombardeo de la aviación rusa junto a la ciudad siria de Deir ez-Zor, acción en la que fueron eliminados cerca de 40 yihadistas.

El ataque aéreo destruyó un centro de comunicaciones y un puesto de mando subterráneo donde se encontraban reunidos varios cabecillas de la organización radical suní.

Jalimov, alias Al Tadzhiki, era jefe de las fuerzas especiales de la Policía de la antigua república soviética de Tayikistán cuando desertó en abril de 2015 para anunciar un mes más tarde su incorporación al grupo islamista en un vídeo.

El Departamento de Estado norteamericano reconoció que el ex jefe policial tayiko asistió a varios cursos de instrucción antiterrorista entre 2003 y 2014 realizados en territorio estadounidense. Después se pasó al bando de los extremistas.

El Ministerio de Defensa ruso recibió el pasado 5 de septiembre información relevante sobre la reunión que los comandantes del Estado Islámico se disponían a celebrar en uno de los puestos secretos de mando de la organización en las inmediaciones de Deir ez-Zor para discutir la situación actual, así como adoptar medidas urgentes ante el rápido avance del Ejército sirio en su ofensiva contra la ciudad. Jalimov fue herido de muerte y evacuado al área de Al Muhasan, 20 kilómetros al sureste de Deir ez-Zor.

Esta semana, las tropas gubernamentales rompieron el cerco en torno a Deir ez Zor, la ciudad más grande de la parte oriental de Siria, asediada incesantemente por los yihadistas desde 2014.

Un convoy integrado por 40 camiones cargados con ayuda humanitaria urgente —productos alimenticios, medicamentos, agua embotellada y generadores diésel— llegó ayer hasta la citada localidad siria.

Durante más de tres años, Deir ez-Zor y la base aérea situada a dos kilómetros de la ciudad permanecieron bloqueadas por los milicianos vestidos de negro. Los militares y los civiles que seguían dentro del núcleo urbano recibían los suministros y las municiones desde el aire.

Los miembros de la organización radical suní destruyeron en Deir ez-Zor prácticamente todas las infraestructuras de la ciudad: subestaciones eléctricas, hospitales, escuelas y establecimientos de asistencia social.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s