Los niños ponen voz a la barbarie del Califato en Al Raqa

(SOS).- Más de 200 mil personas han huido de la violencia en la ciudad siria de Al Raqa, pero entre 30 mil y 50 mil civiles siguen atrapados en la capital del Estado Islámico, la mitad de ellos niños, según un informe que recoge el testimonio de algunas de estas vidas truncadas.

“Nos fuimos a las 5 de la mañana. Teníamos miedo, pero al final llegamos aquí”, relata Hammoude, de 10 años, después de dejar atrás una ciudad en la que los servicios de agua y electricidad han estado cortados durante más de un mes y donde el hospital principal se encuentra fuera de servicio. Los pocos centros privados existentes funcionan sólo parcialmente.

Como Hammoude, miles de niños han visto paralizada su educación ante la llegada de unos milicianos sin escrúpulos que sólo han permitido la propaganda que ellos mismos promueven. “Instalaron cámaras, si alguien entraba en la escuela, le disparaban”, apunta este menor.

Duaa, de ocho años, explica con sencillez que en Al Raqa “no había nada permitido”. También los más pequeños estaban obligados a vestir de negro, el color emblema de los yihadistas leales a Abu Bakr al-Baghdadi.

Reem, de 19 años, se casó a los 16 y ahora tiene una hija de once meses. “Nunca soñé con casarme tan joven. Quería seguir estudiando e ir a la universidad”, lamenta, al recordar una ciudad donde “estaba prohibidos los bolígrafos, los lápices y el papel” y donde las niñas que no estaban casadas antes de la invasión se han visto forzadas a contraer matrimonio con algún combatiente.

“Los niños mueren por las minas. Niños tan pequeños como de nueve años son reclutados por los grupos extremistas y obligados a combatir. Y vuelven a sus casas en ataúdes. Esa no es la vida que quiero para mi hija”, asegura Reem, que prefirió el “mal menor” de arriesgarse y huir, atravesando un campo de minas. “Llevaba a mi hija y pensaba: podríamos morir en una explosión en cualquier momento”, añade.

Otros no corrieron la misma suerte, como queda de manifiesto en el relato de Ismail, de 16 años. Este adolescente escapó junto a su familia en plena noche y se vio sorprendido por una sucesión de explosiones: “Estábamos tan concentrados en esquivar las balas perdidas y las bombas que no prestamos atención a las minas”.

Así, cuenta que tras la primera explosión oyó gritar a su prima y su marido. Con la segunda, fue su padre quien lloró. “Llevaba a Jaled y Esraa en sus brazos”, afirma Ismail, en alusión a dos hermanos que resultaron heridos como consecuencia del paso por este campo minado.

El drama pasado y el lastre que previsiblemente arrastrrán de por vida estas personas no evita que la mayoría de ellas miren al futuro con optimismo. Duaa, por ejemplo, contrapone la situación de su ciudad natal con la del campamento de Ain Issa, donde los niños reciben la ayuda necesaria y aprenden “a hacer cosas”, como él mismo indica.

También Reem espera un futuro mejor para ella y su bebé. “Quiero que todo el mundo sepa lo mucho que hemos sufrido, pero también quiero que sepan que quiero empezar una nueva vida. Seguiré estudiando e iré a la universidad. Conseguiré mis sueños para dar una vida mejor a mi hija y a mí misma”, destaca.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s