Estados Unidos acusa al Gobierno sirio de planear un ataque con armas químicas

(SOS).- La Casa Blanca ha indicado en un comunicado que el Ejército de Siria podría estar preparando un ataque con armas químicas, afirmando que ha detectado “potenciales preparativos” similares a los llevados a cabo antes de la ofensiva en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017.

El portavoz Sean Spicer ha dicho que un ataque de este tipo “probablemente provocaría el asesinato en masa de civiles, incluidos niños inocentes”.

“Como hemos afirmado anteriormente, Estados Unidos está en Siria para eliminar al Estado Islámico. Sin embargo, si Al Assad lleva a cabo otro ataque con armas químicas que provoque un asesinato en masa, tanto él como su Ejército pagarán un alto precio”, ha recalcado.

La nota firmada por el secretario de prensa Spicer no detalla el origen de la información sobre los supuestos preparativos de un ataque químico y todo apunta a que pueda servir como base argumental para una posible nueva ofensiva militar de Washington.

Poco después de que la Casa Blanca emitiera su dura declaración, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, ha tuiteado: “Cualquier nuevo ataque contra la población de Siria no solo será atribuido a Assad, sino también a Rusia e Irán, que lo apoyan matando a su propio pueblo”.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov ha instado a su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, a evitar las “provocaciones” contra las tropas sirias, después de los incidentes registrados en las últimas semanas en el marco del conflicto.

Ambos dirigentes han mantenido una conversación telefónica en la que Lavrov ha reclamado a Washington que “tome medidas para impedir las provocaciones contra las fuerzas del Gobierno sirio que realizan operaciones contra los terroristas”.

El Gobierno de Rusia ha condenado los últimos ataques de Estados Unidos contra el Ejército sirio e incluso ha acusado a la coalición internacional de estar más interesada en contener los avances de las tropas gubernamentales que en combatir a grupos como el Estado Islámico.

El pasado 7 de abril, el presidente Trump autorizó el ataque con 59 misiles de crucero Tomahawk a la base aérea siria de Al Shairat, en la provincia de Homs, tras el incidente en Jan Sheijun, que fue achacado al Gobierno de Damasco.

Las autoridades sirias desmintieron reiteradamente estar detrás de este supuesto ataque químico. Además, denunciaron que Estados Unidos ya tenía planeado el lanzamiento de misiles contra la base siria y que utilizó lo ocurrido en Idlib como pretexto.

En una breve intervención desde su club de campo en Florida, el mandatario estadounidense explicó que el bombardeo era una cuestión de “vital interés para la seguridad nacional”, con el fin de prevenir y disuadir la propagación “del uso de las armas químicas mortíferas”.

El ataque norteamericano provocó 16 víctimas mortales, 9 civiles (entre ellos 4 menores) y 7 militares sirios. También frustró aparentemente el proceso de deshielo entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia.

Donald Trump y Vladimir Putin prevén tener su primer encuentro bilateral la próxima semana, en el marco de la cumbre de líderes del G20 a la que ambos asistirán en Alemania.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s