Jordania refuerza su presencia militar en la frontera con Siria e Irak

(SOS).- El buque americano Liberty Passion, que partió de Livorno el 26 de marzo pasado llevando a bordo 250 vehículos militares, llegó al Canal de Suez –tras detenerse en Rumania hasta el pasado 6 de abril– en el preciso momento en que el rey de Jordania Abdallah se reunía con el presidente Donald Trump. El Liberty Passion atravesó el Canal de Suez el viernes 7 y ancló en el puerto jordano de Aqaba a las 9:49 horas del mismo día.

Este barco, capaz de transportar cientos de vehículos militares, forma parte de la Sexta flota de los Estados Unidos, con base en el Mediterráneo, y nunca ha realizado maniobras, moviéndose exclusivamente para cumplir misiones muy precisas. De gran envergadura (58.107 toneladas) llegó al mismo tiempo que se produjo el ataque americano contra Siria, y permaneció durante 40 horas en Jordania antes de zarpar en dirección a Yedá, en Arabia Saudita, el domingo pasado.

Desde el Pentágono no se ha filtrado ningún dato sobre la misión del buque militar en Jordania, pero en las páginas de los medios de la oposición al presidente sirio Al Assad dicen que en Jordania se hizo una descarga de muchos vehículos militares que van destinados al Ejército Sirio Libre. También hay noticias de una inminente apertura de un frente en el sur de Siria, en la frontera con Jordania, bajo la supervisión de las tropas americanas, en un cuadro bastante similar a lo que ocurrió en el norte de Siria con la operación “Escudo del Éufrates”, lanzada por Turquía.

Todos los analistas militares especializados en Oriente Medio sostienen que Estados Unidos solo intervendría militarmente en Siria si Jordania se viera amenazada directa o indirectamente. De hecho, el monarca jordano expresó sus temores durante su última visita a Estados Unidos al brindar al Washington Post declaraciones en las cuales manifestaba su preocupación por la “continuidad geográfica entre Irán, Irak, Siria y  Heizbollah” poniendo el  énfasis en la presencia de “Guardias de la Revolución (iraní) apostadas a solo 70 km de la frontera con Jordania”. Estas dos declaraciones son suficientes para percibir la naturaleza de las conversaciones que tuvieron lugar en la Casa Blanca entre el monarca jordano y el presidente estadounidense, y que ciertamente no fue una mera visita de cortesía.

Testigos oculares hablan de fortalecer la presencia militar jordana en la frontera triangular que separa a Jordania de Siria e Irak. Mientras que todos los cambios que han ocurrido recientemente en el país, como la remoción del jefe de la inteligencia militar jordana, Faisal Al Shawbaki, que tuvo lugar pocas horas después del final de la cumbre de los países árabes miembros de la Liga Árabe y la reunión con el rey saudita, reemplazado por Adnan Al Gindi, demuestran un cambio de rumbo y una voluntad jordana de jugar un papel más activo en la guerra en curso en la vecina Siria. El acercamiento de Jordania a Rusia había permitido que la frontera siro-jordana conociera un período de relativa paz, puesto que el Estado Islámico había desaparecido de Badiya Al Hammad y de amplias zonas de Sueida oriental en el sur de Siria, reemplazado por fuerzas leales a Jordania, si bien esta política había creado tensiones con Arabia Saudita. La reconciliación entre Ammán y Riad indica que algo va a cambiar, incluso en las relaciones de Jordania con Rusia, y sobre todo en lo que concierne a la cuestión siria.

(Fuente: AsiaNews)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s