La cumbre internacional en apoyo a Siria se ve ensombrecida por un supuesto ataque químico

(SOS).- La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, ha avanzado este miércoles que la UE mantendrá su compromiso de ayuda prometida para Siria y los vecinos en 2017 y ha anunciado otros 560 millones de euros para 2018.

“Cumpliremos nuestra promesa para 2017”, ha señalado Mogherini durante la conferencia internacional de apoyo al futuro de Siria y los vecinos en Bruselas tras confirmar que la UE ha cumplido su promesa de ayuda en 2016 realizada en la conferencia de Londres del año pasado.

La Comisión Europea prometió 1.115 millones de euros en 2016 en la Conferencia de Londres y anunció una ayuda indicativa de 1.275 millones de euros para 2017.

En total, la UE y los estados miembro prometieron en la capital del Reino Unido una ayuda de más de 3.000 millones de euros para los desplazados y refugiados sirios.

Mogherini ha afirmado que la UE comprometerá otros “560 millones de euros para 2018 para Líbano, Jordania y el trabajo humanitario en Siria” y espera mantener el mismo nivel “también en 2019”.

Por otra parte, la comunidad internacional ha condenado en Bruselas el supuesto ataque químico perpetrado en la provincia de Idlib este martes y ha exigido el cese inmediato de los ataques con armas químicas en Siria.

Más de 70 países y organizaciones internacionales han participado en el encuentro, denominado Apoyo a Siria y al futuro de la región, que se ha visto ensombrecido por el ataque químico en Idlib, y han exigido en el texto aprobado que “el uso de armas químicas por todo el mundo, en todas partes, debe acabar inmediatamente”.

Los coorganizadores de la conferencia internacional (la UE y la ONU, Alemania, Kuwait, Noruega, Qatar y Reino Unido) han reclamado “medios financieros adecuados” para apoyar el establecimiento de un mecanismo internacional e independiente respaldado por las Naciones Unidas para “garantizar la rendición de cuentas” frente a las violaciones y abusos “sistemáticos, generalizados y burdos” de los Derechos Humanos y del derecho humanitario internacional en Siria, según recoge el documento final, en el que la comunidad internacional condena los ataques a civiles e infraestructuras médicas y escuelas.

“Necesitamos una investigación muy clara para eliminar todas las dudas (sobre la autoría) y necesitamos que haya rendición de cuentas en base al resultado de la investigación”, ha exigido el secretario general de la ONU, António Guterres, en declaraciones a la prensa a su llegada a la conferencia internacional.

Guterres ha recordado que las Naciones Unidas han pedido “que haya rendición de cuentas en relación a los crímenes cometidos” y ha se ha mostrado seguro de que, el Consejo de Seguridad, que se reúne este miércoles de urgencia tras el supuesto ataque en Idlib, “estará a la altura de sus responsabilidades”.

Rusia ha considerado “inaceptable” el proyecto de resolución sobre el supuesto ataque con armas químicas registrado el martes en Idlib que han presentado Francia, Estados Unidos y Reino Unido al Consejo de Seguridad de la ONU, entre otras cosas porque se sustenta en información ofrecida por dos organizaciones cuya credibilidad es más que dudosa.

“El texto presentado es rotundamente inaceptable”, ha declarado la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, subrayando que el proyecto “anticipa los resultados de la investigación y simplemente señala a los culpables”.

Según la portavoz, Rusia considera que actualmente no es necesario aprobar una nueva resolución al respecto y que “son suficientes las decisiones tomadas anteriormente para llevar a cabo una investigación escrupulosa de este hecho”.

Zajarova ha considerado que el borrador presentado “se preparó con prisa y se distingue por una negligencia extrema, y proponer al Consejo de Seguridad aprobar este proyecto es un gesto indecente”.

Asimismo, ha restado credibilidad a la información ofrecida sobre el supuesto ataque por los Cascos Blancos y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. “Todos los datos falsificados sobre el tema provienen de los tristemente conocidos Cascos Blancos y el impresentable Observatorio Sirio para Derechos Humanos, con sede en Londres”, ha destacado.

Para la portavoz rusa, no es posible fiarse de estas dos organizaciones puesto que “socavaron la confianza en sí mismas en numerosas ocasiones”. Así pues, ha añadido, “es imposible aprobar decisiones de largo plazo y de obligatorio cumplimiento en base a los informes de estas organizaciones”.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s