The A/OA-10 Thunderbolt II is the first Air Force aircraft specially designed for close air support of ground forces. They are simple, effective and survivable twin-engine jet aircraft that can be used against all ground targets, including tanks and other armored vehicles. 

The A-10/OA-10 have excellent maneuverability at low air speeds and altitude, and are highly accurate weapons-delivery platforms. They can loiter near battle areas for extended periods of time and operate under 1,000-foot ceilings (303.3 meters) with 1.5-mile (2.4 kilometers) visibility. Their wide combat radius and short takeoff and landing capability permit operations in and out of locations near front lines. Using night vision goggles, A-10/ OA-10 pilots can conduct their missions during darkness. 

Thunderbolt IIs have Night Vision Imaging Systems (NVIS), goggle compatible single-seat cockpits forward of their wings and a large bubble canopy which provides pilots all-around vision. The pilots are protected by titanium armor that also protects parts of the flight-control system. The redundant primary structural sections allow the aircraft to enjoy better survivability during close air support than did previous aircraft. (U.S. Air Force Photo by Senior Amn. Greg

Estados Unidos admite el uso de proyectiles de uranio empobrecido en Siria

(SOS).- El Ejército estadounidense disparó a finales de 2015 miles de proyectiles de uranio empobrecido durante dos incursiones de alto perfil realizadas contra camiones cisterna que circulaban en los territorios controlados por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) en Siria. Los  norteamericanos realizaron estos ataques a pesar de haberse comprometido a no usar tales armas en los campos de batalla de Irak y Siria.

El portavoz del Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM), el mayor Josh Jacques, detalló que 5.265 proyectiles antiblindaje de 30 mm cargados con uranio empobrecido fueron disparados desde un avión militar A-10 Thunderbolt II el 16 y el 22 de noviembre de 2015, lo que llevó a la destrucción de alrededor de 350 vehículos en el desierto oriental del país árabe. No está claro si los ataques de noviembre de 2015 ocurrieron cerca de áreas pobladas.

Estas ofensivas aéreas suponen el primer uso confirmado de este tipo de armamento desde la invasión de Irak en 2003, donde fue utilizado cientos de miles de veces. El uso de esta sustancia peligrosa provocó entonces una gran indignación entre las comunidades locales, que denunciaron que este material tóxico multiplicó los casos de cáncer y los defectos de nacimiento.

Aunque Washington insiste en su derecho a utilizar este tipo de armas tóxica, los expertos califican cuanto menos de “extraña” la decisión de usar esas municiones. Las autoridades sirias también cuestionan ampliamente la efectividad de dichos bombardeos, al mismo tiempo que critican a la coalición internacional liderada por Estados Unidos por los daños estructurales y las muchas víctimas civiles que han dejado tras de sí sus acciones.

oakford1

527_a559

(Fuente: Foreign Policy / Agencias)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s