Arzobispo de Homs: “El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”

(SOS/Agencias).- Más de cinco años de guerra internacional en Siria y decenas de miles de muertos. Este es el balance de un conflicto que es más complejo de lo que aparece en los medios de comunicación. Las grandes víctimas de esta contienda son los cristianos, una floreciente minoría del 10% que se ha reducido al 2% en este tiempo. La inmensa mayoría de los fieles se han visto obligados a huir, otros sin embargo han muerto.

En una entrevista publicada esta semana en un diario español, el arzobispo greco-católico melquita de Homs, monseñor Jean Abdo Arbach, explica qué está pasando verdaderamente en el país árabe. Solo en su diócesis han muerto 420 cristianos a causa de la violencia. “Todo el pueblo sirio sufre y está perseguido por el Daesh, pero los cristianos suelen ser las víctimas”, lamenta.

Monseñor Arbach está convencido de que detrás de los conflictos que azotan a Oriente Próximo hay “un plan para hacer desaparecer la presencia cristiana en la región”.

El arzobispo niega que lo que ocurre en Siria sea una guerra civil o una guerra de oposición al Gobierno de Bashar al-Assad. “Es una guerra internacional en la tierra de Siria. Hay casi más de 30.000 soldados rebeldes en Siria que no son sirios”, afirma, al tiempo que sostiene que se trata de un “conflicto alimentado de afuera para sembrar el caos en Siria y en todos los países de Oriente Próximo”, como ya sucediera en Líbano e Irak con la guerra del Golfo.

“El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”, insiste monseñor Arbach, que también recuerda que cuando empezó la guerra en Siria se produjeron manifestaciones para pedir la democracia. “¿Dónde está la democracia? ¿En qué país de la región hay democracia?”, se pregunta.

Además, el prelado sirio reconoce que existe un gran miedo ante el éxodo cristiano y que esa es la primera herida de la guerra. “La segunda es que los cristianos que ya viven en Europa pierden su identidad porque pierden sus rituales antiguos”, destaca.

El arzobispo de Homs afirma que en Siria los cristianos no tienen miedo de ir a la iglesia, sino que tienen miedo a las bombas. En este sentido, cuenta que a pesar de que hace un mes en Homs recibieron cinco cohetes cerca de la parroquia, el templo sigue abierto y se sigue celebrando misa. “Hace unos días estalló una bomba en la Iglesia latina. Nadie sabe cuando va a ocurrir, pero eso no significa que cerremos nuestras iglesias”, apunta. “En nuestras comunidades cristianas y musulmanas -incide- celebramos oraciones para pedir la paz porque este sufrimiento toca a todo el pueblo sirio. Las bombas no distinguen entre cristianos y musulmanes”.

“La Iglesia no ha abandonado de ninguna manera a los cristianos de Siria y de Oriente Próximo. Esto es una cosa muy importante. La Iglesia en todos los lugares reza y ayuda a los cristianos”, concluye monseñor Arbach.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s