Cristianos Perseguidos hermana Myriam

Todos somos culpables de la guerra en Siria

La hermana Myriam Yeshua ayuda y

acompaña a los cristianos perseguidos en

Siria

 

La hermana Myriam Yeshua se encontraba Alepo, una de las mayores ciudades de Siria, cuando comenzó la guerra. Durante dos años ayudó y acompañó a los cristianos perseguidos. Hoy, tres años más tarde, explica como el conflicto, día tras día, se vuelve cada vez más inhumano.

Myriam Yeshua, hermana del Instituto del Verbo Encarnado, llegó a Siria con tan solo 24 años.

 

El apostolado que en un principio parecía

“sencillo”  terminó convirtiéndose

en la experiencia más difícil de su

vida.

 

 

Cristianos Perseguidos hermana Myriam

A pesar de todas las dificultades, la misionera explica durante una conferencia en la parroquia del Buen Suceso de Madrid, que haber vivido junto a los cristianos sirios durante la guerra “ha sido una gracia”. “El vivir cara a cara con la muerte hace que uno se dé cuenta de lo que verdaderamente importa en la vida”, cuenta Myriam.

El conflicto llegó a Siria a finales de febrero de 2011 y, a pesar de que las misioneras del Verbo Encarnado tuvieron la oportunidad de volver a sus hogares, decidieron quedarse junto a los más necesitados. “La guerra llegó cuando creíamos que era imposible, nadie estaba preparado”, explica la hermana.

“No hace falta ni mencionar la injusticia

de esta guerra donde todo vale,

donde todo el mundo calla,

donde nadie hace nada”,

denuncia la hermana Yeshua.

 

Tras cinco años de conflicto, la situación es cada vez a peor. “Es vergonzoso como a nadie le importa lo que está pasando. Tenemos que despertar, no podemos mirar hacia otro lado, esto le puede llegar a pasar a cualquiera”.

 

La misionera narra, todavía emocionada,

la fortaleza y valentía de los cristianos

que viven día a día su fe de manera martirial

y que prefieren mil veces

“perder la vida antes que perder el alma”.

“Ellos lo han perdido todo,

pero todavía me cuesta encontrar aquí,

las mismas sonrisas que veo ahí”,

confiesa la hermana.

 
A pesar de la constante tensión que se vive en la ciudad de Alepo,los interminables días sin agua ni electricidad, las familias destruidas y el cansancio humano, Myriam señala que, aun así, en los cristianos “sigue encendida la luz de la esperanza”.

 

“Todos somos culpables de la guerra de Siria.

La guerra es el resultado del odio,

y si nosotros no hacemos el bien,

o caemos en la indiferencia,

estamos cooperando con ella”,

 

cuenta la hermana que, una y otra vez, pide que la sangre de los cristianos asesinados a manos del ISIS no caiga en vano.

Un pensamiento en “Todos somos culpables de la guerra en Siria

  1. Pingback: «Si quieren controlar el flujo de refugiados, dejen de enviar armas y de comprar petróleo» | SOS Cristianos en Siria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s