20150608092240

“Poned fin a estas monstruosidades”, llamamiento desde Alepo

Según el Arzobispo greco-católico melquita Mons. Jean-Clement Jeanbart, urge una intervención global por parte de Occidente para acabar con el conflicto en Siria e Irak

En un desgarrador llamamiento enviado a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, el Arzobispo de la Iglesia Greco-Católica Melquita, Mons. Jean-Clement Jeanbart, describe cómo el Arzobispado de Alepo –que ya ha sido, en más de veinte ocasiones, blanco de proyectiles de mortero– ha vuelto a encontrarse bajo fuego. En su escrito, redactado un día después del último ataque, el Arzobispo señala que nadie ha resultado herido en el último bombardeo. En las intervenciones militares de los últimos dos años, cinco de las doce iglesias melquitas de la ciudad han resultado dañadas.

20150608092240“El EI, que ya ha matado a miles de personas en la región, está aterrorizando a los creyentes de Alepo. Tras los ataques contra Malula, Mosul, Idlib y Palmira, ¿a qué espera Occidente para intervenir? ¿A qué esperan las grandes naciones para poner fin a estas monstruosidades? Espero que todos los que creen en Dios y todos los que sienten compasión con los inocentes eleven su voz con nosotros y exhorten a los países civilizados a actuar para restablecer la paz”.

Innumerables personas de todos los grupos religiosos están huyendo de la región. El Obispo caldeo, Mons. Antoine Audo, informó el mes pasado de que el número de cristianos ha disminuido de 250.000 a menos de 100.000 en Alepo. En su mensaje, el Arzobispo Jeanbart escribe: “Permitidme que llore por mi pueblo, que está siendo violado y asesinado […]. Permitidme que asista a las numerosas familias de Alepo que están de luto. En esta guerra horrible y salvaje, han perdido a tantos seres queridos: padres, madres, hermanos, hermanas y queridísimos hijos”. Mons. Jeanbart hace hincapié en el trauma ocasionado a las personas que en el conflicto han perdido sus casas y su forma de ganarse el sustento: “La inseguridad los está desmoralizando, deprimiéndolos, y su miedo y tristeza crecen de día en día”. Y añade: “No me tomen a mal mi amargura: he tenido que consolar a tantos padres mortificados por la necesidad que priva a sus hijos de los más necesario para poder crecer en dignidad y con salud”.

Un pensamiento en ““Poned fin a estas monstruosidades”, llamamiento desde Alepo

  1. ¿No es cierto que en la Siria de Al assad los cristianos vivian en paz? ¿quien ha traido esta guerra a Siria? ¿Hay que pedir a occidente que envie ayuda o (la mejor ayuda que pueden dar) que dejen de financiar y armar a los “rebeldes”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s