Madres y heroínas

Otra realidad que la experiencia de la Guerra nos ha permitido palpar profundamente es el dolor en el Corazón de las madres.

Hay madres que sufren por la inseguridad de sus hijos pequeños, por los peligros constantes a los que están expuestos diariamente, madres que sufren por ver a sus hijos jóvenes sin perspectivas para el futuro, madres que han visto morir a sus hijos alcanzados por un proyectil, o porque fue herido de muerte por un francotirador…

Las hay también que lloran por los sufrimientos que pasan sus hijos en los frentes de batalla, expuestos a la muerte en cada momento. Así por ejemplo Sonia, que nos relata llorando: hoy vi por unas horas a mi hijo. Me contó que durante las horas de relevo se refugian en un edificio abierto, sin puertas ni ventanas, tratan de dormir algo, sentados. Con unas pocas mantas se cubren del frío y de la lluvia. Él estaba tristísimo porque tomaron a tres de sus compañeros para que vayan a combatir a otros frentes y murieron los tres jóvenes. Me decía: yo podría haber sido uno de ellos, estábamos juntos, dormíamos en la misma sala…

Prosigue Sonia el relato: gracias a Dios mi hijo está vivo. Yo no puedo dejar de pensar y de sufrir por él todo el tiempo: cuando cocino, cuando trabajo en mi casa, cuando intento descansar, todo el tiempo. No sé cómo hacen otras madres, conozco algunas que tienen 3 hijos combatiendo, ¡no sé cómo pueden vivir! ¡No nos queda otra cosa más que rezar!

Madre M. de Nazaret

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s