¡Gracias a Dios tenemos la fe!

En las últimas semanas barrios cristianos ubicados en diversas partes de Alepo han sido blanco de fuertes ataques. Quienes tienen posibilidad de dejar sus casas, se marchan, y quienes no tienen esa posibilidad, se encomiendan a Dios.

Es por ejemplo el caso de Emil, joven padre de familia, padre de tres niños hermosos: una niña de 5 años, otra de 3 y un bebé de 8 meses.
Preguntamos qué hacen con los niños cuando comienzan los ataques, los chiquitos ¿tienen miedo? El respondió: cuando empiezan los ataques, tomamos a las niñas de la mano, nos reunimos todos en el lugar más seguro de la casa (significa un lugar que no tenga muchas ventanas por el peligro de que entren balas o bien con la presión de las explosiones puedan romperse los vidrios de la casa y causar heridos) y rezamos juntos el Padre Nuestro, el Ave María y las oraciones que ellos saben; pues cuando llevo las niñas a la escuela todos los días, una parte del camino está dedicada a aprender las oraciones. También con ellos rociamos con unas gotas de agua bendita cada parte de la casa pidiendo la protección de Dios y hemos hecho lo mismo con el auto. Y Dios nos escucha. Estoy seguro. Por eso también sucedió que días atrás cayó un misil a un metro de mi auto y no explotó. No hay otra explicación. Cuando se dan esas situaciones vemos que los misiles caen a un costado y a otro de nuestra casa, en la casa de enfrente…; y uno piensa: en cualquier momento cae en la mía. No tenemos posibilidad de irnos afuera, no tenemos dónde ir, no sabemos cuándo se van a producir los ataques. ¿Qué podemos hacer? Sólo rezar y ponernos en las manos de Dios. ¡Gracias a Dios tenemos la fe!

Madre M. de Nazaret

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Un pensamiento en “¡Gracias a Dios tenemos la fe!

  1. Amados, unidos en un mismo Espíritu y con la autoridad que nos ha sido dada en Jesucristo, declaramos cielos abiertos sobre vuestra nación, su gracia y favor trayendo un cambio de pensamiento y actitud en quienes han estado cegados por el error, el odio, el resentimiento; Anunciamos gracia y favor especial sobre sus hijos, transformándolos en hombres y mujeres que manifiestan el carácter de Cristo, fortalecidos en el gozo del Señor, llenos de su amor y poder. El testimonio que nos dan es una viva predicación del evangelio y sabemos que tendrá su recompensa, y que pronto, muy pronto, experimentarán por la mano de Dios la liberación de tanta opresión. Somos un grupo de oración de cristianos católicos y evangélicos de la ciudad de Córdoba, Argentina, y nos comprometemos a perseverar en oración por esta situación que les ha tocado transitar hasta que Dios manifieste en ella Su Gloria. Con amor fraternal en nuestro Señor, Nicanor.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s