¡No vale la pena ser cristiano a medias!

Los cristianos perseguidos nos enseñan a vivir la radicalidad del Evangelio. Ellos fácilmente podrían renunciar a su fe y se librarían así de torturas, persecución y muerte… Pero ¿vender la felicidad eterna por unos años más de tranquilidad acá abajo?, ¡De ninguna manera!

Qué lejos del cristianismo sentimental, que se enfervoriza y se enfría al vaivén de los estados de ánimo. Y que por eso cede al pecado ante la primera propuesta tentadora. Tanto nadar para morir ahogado en la orilla… ¡No vale la pena ser cristiano a medias!

Por eso los santos arrastran con tanta fuerza. No fueron mediocres, no transaron con el mundo ni con sus propios defectos. ¿Imaginamos a una Madre Teresa diciendo una mañana: hoy no serviré a los pobres… porque “no lo siento”?

Dijo Jesucristo: “el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12). Solo quienes se esfuerzan y luchan con valentía llegan a la santidad. Es el combate espiritual que tiene que librar el cristiano que quiera alcanzar la corona.

Miremos a nuestros hermanos cristianos perseguidos. Si ellos pueden… ¿por qué yo no?

¡No tengamos miedo! ¡Luchemos con coraje por ser santos!

(Hna. Guadalupe a los jóvenes reunidos en la Iglesia Nuestra Señora de Pompeya, en Villa Mercedes, San Luis)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s