¿DÓNDE SE HA VISTO SEMEJANTE ÁNIMO?

La guerra se ha hecho parte de nuestra vida cotidiana. Llevamos así casi dos años. No podemos sentarnos a esperar que esto se solucione para seguir adelante. ¡La vida continúa!, como suelen decir acá. Y los jóvenes son los primeros que encabezan este enérgico deseo de no darse por vencidos. No se resignan a esperar la supuesta paz que pretenden traen las naciones poderosas, para luchar por un futuro digno. Y así los vemos marchar a la universidad, y continuar sus estudios a costa de tanto sacrificio. De camino a la facultad llevan paso acelerado y atento cuidándose de los tiroteos. En clases tratan de ubicarse lejos de las ventanas por si alguna de las explosiones rompe los vidrios. Ya de vuelta en sus casas estudian a la luz de las velas porque no hay electricidad, arropados con todo lo que tienen para engañar al frío…

animo

¿Dónde se ha visto semejante ánimo? Yo, al menos, no lo había visto nunca.

Podría decirse que lo hacen forzados por la necesidad de tener un título, pero ¿qué decir cuando con idéntico coraje emprenden desafíos a los que no están obligados? Organizamos el año pasado un curso de lengua italiana, y otro curso de música. Y perseveraron durante todo el año con las clases y el estudio. No los detuvo el frío, ni los bombardeos, ni el toque de queda, ni los caminos cortados… ellos estaban aquí cada semana para aprender. Es así que terminaron el año, rindieron exámenes finales y organizamos entrega de diplomas y fiesta para celebrar acontecimiento tan valioso.

superacion

Se están forjando un futuro, pero además, casi sin darse cuenta, se están forjando la voluntad con la práctica de la virtud. Y ellos, desconocidos y aislados en este rincón del planeta, le están gritando a los jóvenes de todo el mundo que el sacrificio vale la pena, porque solo quienes se vencen a sí mismos obtienen la corona de la victoria final.

Más fotos en nuestro FACEBOOK.COM/SOSCRISTIANOSENSIRIA

Misioneros en Alepo

Un pensamiento en “¿DÓNDE SE HA VISTO SEMEJANTE ÁNIMO?

  1. Gracias por cada crónica que escriben, nos acercan mucho a Uds. y nos dan fuerzas para seguir “en la lucha” lejos del campo de batalla.
    ¡Feliz Navidad y un 2014 lleno de bendiciones!

    Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
    nos visitará el sol que nace de lo alto,
    para iluminar a los que viven en tinieblas
    y en sombra de muerte,
    para guiar nuestros pasos
    por el camino de la paz.
    (Lc 1, 78-79)
    María Aída

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s