¡No tengas miedo mamá!

Queridos Todos:

Aprovechando que tenemos por un ratito la posibilidad de conectarnos a internet, les mandamos un par de líneas para avisarles que estamos bien.

alepo

Como suele pasar aquí, es muy difícil saber lo que realmente está pasando, por lo que no podemos distinguir si la situación está mejor o peor. Para nosotros es lo de siempre, lo que vivimos desde hace más de un año: se escuchan los bombardeos, tiembla todo el edificio con el estruendo de los cañonazos y parece que las balas nunca se acaban porque los tiroteos no cesan. Pero todos intentamos seguir nuestra vida lo más “normal” posible.

Se comentaba que el ejército había recuperado aquí en la ciudad de Alepo dos barrios claves por su posición estratégica que estaban a manos de los rebeldes. La noticia parecía alentar el ánimo de toda esta gente que está sufriendo las trágicas consecuencias de esta guerra. Pero hace unos días atrás la facción mas dura de la oposición, tomó nuevamente la usina central y cortaron el suministro de electricidad a toda la ciudad, y por tanto tampoco tenemos agua. Así que, otra vez a oscuras! Ya llevamos varios días así y no sabemos por cuánto tiempo pueda prolongarse. Pero esta ya ha sucedido otras veces, por lo que nos hemos habituado y nos arreglamos para seguir con nuestro apostolado. Les adjuntamos una foto de la última reunión que hemos podido hacer con las familias de la Parroquia….y al aire libre!!

Gracias a Dios tenemos una pequeña batería con la que podemos cargar las computadoras y así al menos poder estar en contacto un ratito con ustedes de tanto en tanto.

¡Recen por nosotros!
Misioneros en Alepo

__________________________

Compartimos también una historia de una mamá de nuestra Parroquia:

“¡No tengas miedo mamá!”

alepo3Voy a relatar una historia muy dolorosa. La relato convencida de que aun siendo trágica puede provocar efectos saludables en muchos, como lo ha hecho en nosotros y en tantos otros.

Amal es madre de 4 jóvenes varones. Ella apenas ha pasado los 50, ellos todos ya graduados y aún solteros. Muchachos emprendedores, abnegados, y de seria vida cristiana. Extrañamente maduros para su edad. Una familia muy unida, unida por los lazos de una fe sólida y asentada.
Viven en un barrio cristiano del centro de la ciudad de Alepo, uno de los tantos castigados sin descanso por las bombas que al azar “llueven” –como dicen acá- sobre sus calles y edificios. Amal sufría de pensar que alguna pudiera caer sobre su casa, como les ha pasado a tantas familias. Su hijo mayor, Naum, le decía entonces: “no tengas miedo, mamá, de los que pueden matar el cuerpo, pero no pueden matar el alma”. Ella se tranquilizaba con estas palabras y una vez más ponía su familia en manos de Dios.

alepo_1

Llegó el día en que Naum debió hacerse una pequeña intervención quirúrgica. Su madre insistía para que buscara un hospital cualificado donde hacerla, pero él se decidió por el que estaba cerca de su casa, ya que se trataba de una simple operación que implicaría apenas unas horas de internación.

Eran alrededor de las 10 de la mañana cuando ya operado lo derivaron a una habitación donde esperaría al doctor que le diese el alta. Desde la ventana podía divisar la Iglesia, que se alzaba señorial entre los desparejos edificios. Su madre lo acompañaba. Era el hijo mayor, el primogénito, “portador de la descendencia” en el contexto cultural árabe, por lo que ella le tenía especial dilección. La vida piadosa que llevaba se dejaba traslucir en sus conversaciones, profundas y maduras, pero a la vez alegres y joviales, mechadas de tanto en tanto con frases de la Biblia que, como muchos cristianos aquí, conocía en gran parte de memoria.

Se entretenían conversando. Eran pasadas las 12 del mediodía y el doctor se tardaba en llegar. Cuando entonces tembló el hospital entero por la caída de un misil en el edificio contiguo. Naum calmando a su madre le dijo que corriera a pedir asistencia para que lo cambiaran de habitación, pues la suya daba a la calle y temía que, como es habitual, se sucedieran las explosiones. Apenas se había retirado cuando ocurrió un segundo estruendo, mucho más estrepitoso, provocado por un misil caído justo frente al hospital. Amal, que iba por las escaleras en busca de ayuda, se volvió desesperadamente a la habitación para proteger a su hijo. Pero Naum ya “dormía”… Las esquirlas de aquel misil habían impactado sobre las ventanas de la habitación y una de ellas fue a dar a su costado derecho, atravesándole el corazón.

Naum fue la única víctima mortal en aquellas dos monstruosas explosiones… ¿Qué consuelo puede encontrarse en esta tierra para una madre que así pierde a su hijo? ¿Qué bálsamo podría aliviar semejante dolor? Sin embargo allí la vemos, participando de la Santa Misa, y llorando silenciosamente mientras reza. Reza por todas las madres que, como a ella, la guerra les ha arrancado a sus hijos. “Porque –dice- no soy la única que sufre. Hay tantas familias destrozadas en Siria”. Y mientras fracasan quienes pretenden consolarla con razonamientos humanos, ella se conforta recordando una y otra vez las palabras de su hijo: “no tengas miedo, mamá, de los que pueden matar el cuerpo, pero no pueden matar el alma!”.

“La Virgen se lo ha llevado y lo tiene en sus brazos. Ahora Ella lo cuida mejor de lo que yo podría hacerlo” -me dice mientras solloza-. Y levantando los ojos iluminados de esperanza concluye sonriendo: “¡Él ya estaba preparado para el Cielo!”.

Hna. María de Guadalupe, SSVM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s