¡Señor, protégenos!

FAUZI, UNO DE NUESTROS JOVENES, LES CUENTA SU CONMOVEDORA HISTORIA

(Traducimos textualmente desde su relato en árabe):

“Estaba sentado frente a la computadora mirando mi película favorita, como acostumbraba hacer a esa hora. Eran las 10 de la noche. Mi hermano menor se entretenía en internet. Mi padre y mi madre cenaban juntos y conversaban. Gozábamos de la paz de Dios y de su protección.

Impacto del Proyectil

Impacto del Proyectil

Pero sorpresivamente llegó ese instante que hubiera deseado no llegara nunca y que nadie tuviese que experimentar. Fue el instante de esa tremenda explosión que sacudió toda la casa y nos hizo temblar a todos. Inmediatamente después del estruendo, se cortó la electricidad en todo el edificio. Mi familia y yo corrimos a la cocina, así como estábamos, descalzos, pisando los restos de vidrios de las ventanas que se habían roto y esparcido toda la casa. Allí nos encerramos, por ser el lugar más lejano a la calle. Mi madre y mi hermano habían quedado sin habla por la conmoción y mi padre temblaba choqueado (aterrado). En esos segundos sentí que había llegado nuestro fin. El fin de la vida sencilla que llevábamos, el fin de nuestras esperanzas. Sentí que ese instante arrebataba mis sueños, mi futuro y todo con él. Escuchaba la gente gritar, otros llorar y los vidrios que se rompían. No había luz, no podía saber qué pasaba. Era algo desconocido, como si estuviera en una ciudad fantasma. Entonces encendimos velas y comenzamos a rezar el Padre Nuestro pidiendo la protección de Dios: “¡Tú, Señor, protégenos!”. Después intenté salir al balcón, para poder ver qué era lo que estaba pasando. Pero no podía divisar nada por el polvo que lo llenaba todo. En ese momento, mientras estaba en el balcón, empezaron los disparos. Veía con mis propios ojos el fuego de los disparos en medio de la oscuridad. Y sentí la muerte en ese instante. Entonces corrí hacia donde estaba mi familia y les dije: “no pasa nada, no hay de qué temer”. No estaban en condiciones de conocer la verdad porque seguían muy conmocionados.

Impacto del proyectil

Impacto del proyectil

 

Pasados unos minutos escuchamos voces de personas que intentaban romper la puerta de nuestro edificio. Comenzamos a gritarles pero nadie respondía. Pensamos que eran los terroristas que intentaban entrar para esconderse o para matarnos, pero al salir de nuestro apartamento descubrimos que se trataba de guardias de seguridad que querían saber cómo estábamos y si había víctimas o heridos. Gracias a Dios no los había. Entonces supimos que la explosión había sido causada por un proyectil de mortero (obús) que había caído en el segundo piso de nuestro edificio, justo debajo de nuestro departamento. Por gracia de Dios, el dueño de casa no había sufrido ningún daño. Dios “le escribió una vida nueva” (empezó a vivir de nuevo), como decimos acá, porque estaba sentado exactamente en la habitación donde cayó el proyectil, pero el Espíritu Santo le inspiró salir de allí y se fue hacia el fondo de la casa, a la cocina, a preparar la cena. Estando en camino sucedió el estallido…

 Impacto del proyectil

Impacto del proyectil

Decidimos alejarnos de nuestra casa, porque estábamos aterrorizados. Y así salimos, con lo puesto, en pijamas, hacia la casa de un tío, separada unos minutos de la nuestra. Mientras caminaba apresuradamente, iba repasando cómo había sucedido todo esto. Recordé que en la mañana de ese mismo día mientras rezaba mi rosario cotidiano, le pedí con especial fervor a mi madre, la Virgen María, que me protegiera y protegiera a mi familia, que nos cuidara a nosotros, sus hijos. Rezaba como si supiera o presintiera que algo sucedería ese día… Y realmente mi oración fue aceptada y respondida por la Santísima Virgen, porque nos protegió de ese proyectil por providencia de su Hijo Nuestro Señor Jesucristo, mi Salvador y protector.

… Desearía que tú, que lees esto ahora, pudieras sentir lo que yo sentí en esos minutos, para que, aunque no puedas (venir a ayudarnos) hacer nada por nosotros, reces por nosotros. Eso te pido, ¡solo que reces!”

Fauzi

Impacto del proyectil

Impacto del proyectil

 

Noticias en TV

Noticias en TV

Comienzo de los arreglos

Comienzo de los arreglos

 

3 pensamientos en “¡Señor, protégenos!

  1. Pingback: ¡Señor, protégenos! | "Id por todo el mundo y anunciad el Evangelio"

  2. Pingback: ¡Señor, protégenos! - Misiones Instituto del Verbo Encarnado

  3. Para Fauzi.
    Dios guarde al mundo, en especial a los hermanos que viven en peligro de muerte por las guerras en sus lugares donde viven.
    Espero en Dios, que quien tradujo el último párrafo que dice: “Desearía que tú, que lees esto ahora, pudieras sentir lo que yo sentí en esos minutos, para que, aunque no puedas…” ojala y se haya equivocado al traducir, o bien que si lo tradujo correctamente, que Fauzi haya escrito esto sin meditar bien dicha expresión, te diré porqué lo digo Fauzi.
    Ojala y no sintamos esos minutos de horror, miedo, angustia que tu viviste, porque cada pueblo vive su propio horror, miedo, angustia Etc., porque en muchas partes del mundo hay circunstancias hechas por decisión propia del hombre (guerras, conflictos Etc), otras por la naturaleza (terremotos, huracanes, erupciones volcánicas Etc).
    Nadie que cree en Cristo Nuestro Señor Jesús, le desea mal a nadie, ni siquiera para que el otro pueda comprender, no es bueno que para comprender se tenga que vivir experiencias similares, porque en un mundo total de terror, miedo, angustia, desconsuelo Etc., la búsqueda de Dios se haría bajo esos mismos pensamientos y estados de ánimo. Fauzi, déjanos acercarnos a Nuestro Padre, para pedir por ustedes, por aquellos que provocan guerras, hambres Etc., ´permítenos que lo hagamos en un ambiente de paz y de grata esperanza de que así será; nos nos desees que vivamos estados del alma similar al tuyo, créeme no lo necesitamos para orar por ustedes, pero sobre todos oramos por aquellos que “se benefician”, o por lo menos así lo creen, al permitir que esas luchas llenas de sangre se sigan llevando a cabo a través del tiempo en diversas regiones del mundo.
    Fauzi, Dios y nuestra Madre Santísima proteja a tu familia, pero también que proteja a todos los que están en peligro de caer a consecuencia de enfrentamientos bélicos; que los Corazones de Jesús y María entren en las mentes de los humanos que lejos de actuar como hijos de Dios, luchan como hijos del enemigo de Nuestro Padre.
    Dios los ayude a ustedes y a nosotros también. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s