A los jóvenes de Justo Daract… ¡GRACIAS!

La misión no conoce fronteras, abrasa a todos los pueblos con su irresistible fuego. Y por eso el testimonio de lo que viven nuestros hermanos sirios llega a cautivar tantos corazones que experimentan su dolor como propio.

Fue por iniciativa de una joven profesora que este testimonio llegó también a los jóvenes de Justo Daract, ciudad de San Luis, Argentina. Y en coordinación con el párroco, Padre Eduardo Rivero, -que organizó la invitación a las escuelas y procuró minuciosamente todos los detalles técnicos- se concretaron dos encuentros.

Los estudiantes respondieron con inusitada atención y quedaron conmovidos. Muchos manifestaron su firme compromiso de rezar por estos cristianos perseguidos, y el deseo de tomar decisiones radicales para cambiar, para mejorar, para valorar y aprovechar bien esta vida en vistas a la definitiva, que viene después. Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, Servidora del Señor y de la Virgen de Matará en Siria | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ir a Misa puede significar la muerte para católicos en Siria

(ACI/EWTN Noticias).- “La oración es la mejor arma que tenemos”, afirmó Mieiille Al Farah, una  cristiana de Damasco (Siria), durante la presentación del Informe sobre Libertad Religiosa de Ayuda a laIglesia Necesitada (AIN), donde denunció la persecución que sufren los cristianos, para quienes incluso “ir a Misa es arriesgarse a que te maten”.

0018

Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, IVE - Siria - Alepo - Guerra -, Servidora del Señor y de la Virgen de Matará en Siria | Etiquetado , , | 1 comentario

Solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas… (Quinta y ultima parte)

¿Qué significa para un misionero estar en la misión de Siria hoy?.

En muchas circunstancias la gente nos ha preguntado, por qué están en esa misión, por qué van allí? La misma gente local nos dice: ‘qué los mueve a venir aquí? Muchos de nosotros quisiéramos irnos. Su Congregación tiene misiones en muchas partes del mundo, podrían estar en cualquiera de ellas, por qué aquí y ahora, en este tiempo de guerra?’.

sirias

Entre las muchas cosas que significa para un religioso extranjero ser misionero en Siria hoy, escogemos solamente algunas:

Para nosotros estar en esta misión significa:

Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, IVE - Siria - Alepo - Guerra -, Servidora del Señor y de la Virgen de Matará en Siria | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas (Cuarta Parte)

Jóvenes “que no se conceden el derecho a resignarse hasta haber quemado el último cartucho”

siria

-La santidad es confesar nuestra fe en Jesucristo aun a costa de nuestra propia vida. Si tengo enfrente un hombre armado que quiere matarme a menos que yo diga “no soy cristiana” y yo sin embargo digo: “soy cristiana, creo en Jesucristo aunque pierda esta vida”, entonces puedo decir que busco la santidad. Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, IVE - Siria - Alepo - Guerra -, Servidora del Señor y de la Virgen de Matará en Siria | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas (Tercera Parte)

Otra de las cosas terribles que la Guerra impone a los seres humanos es la espantosa realidad de la separación, especialmente de la separación de los seres más queridos: padres, hijos, hermanos, amigos. .. Tanto más doloroso cuando el motivo es tratar de salvar sus vidas, quedando los demás expuestos de modo permanente al riesgo de perderla. Los que permanecen aquí, se quedan -entre otras cosas- para cuidar su propia casa, el único tesoro material que poseen en sus vidas.

sira

“Que podemos hacer aquí? Que ofrecemos a nuestros hijos? Nuestro barrio está bien, solo caen “Hjauheen” (son proyectiles de menor alcance, y dicen que el barrio está muy bien, comparándolo a otras zonas en que los ataques son más intensos y con armamentos más sofisticados). Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, IVE - Siria - Alepo - Guerra - | Deja un comentario

Siempre, siempre florecer!!

siriaMuchos nos preguntan cómo hemos encontrado la situación al volver a la misión. Y es difícil responder…

Bajo una mirada superficial podríamos juzgar que las cosas están mejor: las rutas de salida de la ciudad están parcialmente habilitadas; durante el día las explosiones no son constantes; hay más movimiento en las calles y algo más de productos en el mercado.

También nuestra gente parecería haber “olvidado” la guerra… Parejas de jóvenes se han unido en compromiso; otras ya lo han hecho en matrimonio. Unos felices por la llegada de un bebé; otros festejando que han egresado del bachillerato con notas brillantes. Algunos reconstruyendo nuevamente sus casas; y también quienes ya se encuentran fuera del país intentando otra opción de futuro para sus hijos. Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria, IVE - Siria - Alepo - Guerra - | Etiquetado , , , | 1 comentario

Solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas (Segunda Parte)

Lo que oímos de la gente:

-Hemos vuelto a reflexionar sobre la proximidad de la muerte y el sentido de la vida.

siria

La realidad de la guerra invade todos los aspectos de la vida de las personas, penetra en todos los ambientes, modifica la vida misma de la gente. Obliga a cambiar los hábitos de vida seguidos hasta el momento, a incorporar la realidad del dolor, de la pérdida de las cosas más valiosas y de los seres más queridos, de las limitaciones en un sentido extremo, de no tener acceso a las cosas más básicas y elementales para la vida, como por ejemplo el agua. A no poder disponer de las cosas que uno quiere hacer. A saber que la vida a cada momento está en riesgo. Y como uno habla de lo que vive, en las conversaciones con la gente los domingos después de misa, por ejemplo es común escuchar: Sigue leyendo

Publicado en Cristianos en Siria | Deja un comentario

Solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas (Primera Parte)

Muy intensas son las vivencias que se experimentan en un lugar de misión donde se vive en guerra, a veces es difícil consignarlas. Uno se adapta a las nuevas circunstancias de la vida y obra cotidianamente según una serie de pautas que pasan a ser parte de nuestra vida, pero que no son “normales”.

Muchas veces nuestros hermanos religiosos y superiores nos han dicho: ‘Uds. se acostumbran a eso, pero nosotros escuchamos solamente la palabra bomba y nos estremecemos’. O también: ‘ustedes están acostumbrados a decir por ejemplo la palabra “túnel”, pero nosotros no sabemos lo que significa para Uds., hay muchos que ni se imaginan cómo puede ser un túnel y para que lo usan allí. Podrían escribir una crónica contando solamente lo que es un túnel en un lugar como en el que Uds. viven’. Mirando las cosas desde afuera también nosotros tomamos conciencia de esa realidad que vivimos y “que no es normal”.

Les transmitimos pues que es lo que vemos, lo que oímos, lo que hacemos en un país en guerra, para que puedan entender mejor lo que vive la gente de aquí.

siria24

1. Lo que se ve en la calle

Prácticamente no ha quedado nada de lo que fue la pintoresca Alepo: una gran ciudad llena de movimiento, embellecida por sus monumentos, testigos de la rica historia de la ciudad; con una ciudad universitaria pobladísima, incluso con estudiantes venidos desde fuera de Siria. Con calles despejadas, cuidadosamente conservadas, pequeñas plazas y parques en medio de la ciudad. Todo el conjunto hacía de la legendaria ciudad un centro de atracción turística, una ciudad pujante, con la vitalidad de una juventud llena de ilusiones, que se prepara con ansias para concretar sus proyectos de vida en un futuro cercano.

Pero la oscura sombra de la guerra cubrió también el cielo nítido de Alepo. ¿Y qué ha quedado de todo aquello?

Al salir a la calle, lo primero que impacta es la cantidad de controles militares. Cada dos o tres cuadras hay un pequeño puesto con un puñado de soldados armados. Cada puesto esta señalizado: un pequeño refugio precedido de pilas de neumáticos a modo de trincheras, alambres de púa, grandes piedras cerrando las calles, para delimitar los territorios e indicando zonas tomadas por donde no se puede transitar, la bandera del país flameando esbelta en lo alto.
Nos hemos habituado a ver este espectáculo en las calles de Alepo, “pero no es normal”.

Las calles se han visto pobladas de niños pidiendo limosna, de largas filas de gente que acude a lugares públicos y esperan el turno para llenar sus bidones con agua, pues, en el mejor de los casos el agua llega una vez por semana, unas pocas horas.

¿Qué ha quedado de todo aquello? Prácticamente no ha quedado sino algún que otro rasgo de la pintoresca ciudad, pero permanece la esperanza de su gente. Permanece en los corazones la esperanza de aquel día en que retorne a esta ciudad la paz y la armonía; día en que sea devuelta la sonrisa al rostro de sus niños, día en que su gente se vea libre del miedo y de la tristeza de haber perdido todo.

Día, en que por fin tengan cumplimento aquellas palabras pondré paz en tus fronteras. Día en que los hombres no pongan obstáculo a la voluntad de Dios, que es un Dios de Paz (Is 9,5 Rom 15,33 1Tes 5,23 Flp 4,7). Es verdad que las tinieblas de la guerra cubrieron el cielo de Alepo, pero también es verdad que solo aquellos que caminan en tinieblas ven algún día las estrellas. Esperamos todos el día en que apagado el fuego de las armas y silenciado el estruendo de la violencia podamos contemplar las estrellas que preludian la paz.

Continuará….

Misioneros en Alepo

Publicado en IVE - Siria - Alepo - Guerra - | Etiquetado , , , , | 1 comentario

…Esos jóvenes de almas grandes!!

Además de descansar y disfrutar de la cercanía de nuestros seres queridos, en los meses que pasamos fuera de la misión tuvimos la preciosa ocasión de dar testimonio de lo que viven nuestros hermanos cristianos en Siria.
La iniciativa partió de la misma gente y la difusión fue extraordinaria…

guadalupe

Hablamos ante los medios: diario, radio y TV, y ante todo tipo de auditorios: parroquianos; estudiantes; políticos; empresarios. Adultos y jóvenes; creyentes y no creyentes. Y a pesar de la diversidad, el efecto era en todos semejante: una profunda compasión ante tan horroroso sufrimiento; un sincero deseo de ayudar; y un espontáneo “Gracias a Dios por lo que tenemos”, porque se dan cuenta de estar muy lejos de sufrir así.

Pero lo más impresionante ha sido ver la reacción de los jóvenes.

A menudo oímos decir: “la juventud está perdida”. Y fácilmente coincidimos cuando vemos a tantos jóvenes que, creyendo vivir en la más absoluta libertad, sucumben aplastados bajo la denigrante esclavitud del egoísmo, la pornografía, la droga, la falta de fe…

En una de las escuelas donde dimos testimonio se habían reunido los cursos más altos de la secundaria en el salón de actos. Sumaban unos 200 jóvenes. Las preceptoras a cargo recorrían frenéticamente los pasillos intentando mantener el orden. Una de ellas se acercó y me dijo avergonzada: “de antemano le pedimos disculpas, los chicos son difíciles, no prestan atención, se burlan y faltan el respeto”.
Comenzó la charla, las primeras fotos, y las primeras anécdotas… Pasados apenas unos instantes risas y gritos enmudecieron y, rendidos, cedieron el paso al más respetuoso silencio. Eran los mismos chicos. Los mismos indomables chicos. Las lágrimas descubrieron que bajo esos rostros ajetreados por el mundo, se escondían almas nobles capaces de los más puros sentimientos.

Y en todas partes donde hablamos la reacción fue así, hasta en los ambientes más difíciles. “Le prometo que no me quejo más…”; “¿Cómo podemos aliviarlos?”; “Solo sé rezar el Padre Nuestro, lo rezaré todos los días por los jóvenes de Siria”… No parecen comentarios de chicos “quema-autos”, drogadictos, y ladrones…

¡Es que los jóvenes necesitan escuchar otra cosa! Si andan desorientados y perdidos es justamente porque no tienen un punto de referencia, un ideal, algo por lo que valga la pena vivir y morir. Los modelos que pretende proponer la TV quedan cortos, y los placeres efímeros que puede ofrecerles el mundo son minutos vacíos. ¡Estos jóvenes tienen almas demasiado grandes para tan mezquinos retos! Y el Único que puede saciarlas, es el que puso en ellas esas ansias… Solo necesitan ayuda para descubrirlo…

Esa es nuestra tarea, hacerles levantar los ojos del lodo y empaparlos de Cielo.

Misioneros en Alepo

Publicado en IVE - Siria - Alepo - Guerra - | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La cruz traspasa todas las fronteras

La fiesta de la Exaltación de la Cruz, tuvo para nosotros la impronta de ser vivida esta vez en medio de un pueblo crucificado.

Hay que decir que muchos de ellos viven a cierta distancia de la catedral, que salir de casa en las condiciones que aquí se vive, siempre representa un riesgo. Que muchos de ellos han perdido con la guerra: trabajo, casa salud, seres queridos… o sea, tienen experiencia viva y real de la presencia de la cruz en sus vidas.

La respuesta de los fieles a la invitación de participar en la fiesta fue sorprendente. Acudieron a misa ese domingo en mayor número de lo habitual. Tomaron ellos la iniciativa de traer cosas para hacer un pequeño festejo después de la misa.

La misa solemne, seguida de una procesión con la reliquia de la Santa Cruz y la posterior veneración por parte de los fieles. Finalmente los festejos: proyectamos varios videos de las misiones de la familia religiosa que causó un gran impacto y numerosas preguntas.

Incondicional fue la disponibilidad de todos para ayudar en los trabajos de la liturgia y de la fiesta: quién traducía la historia de la Cruz de Matará, quién tipiaba en árabe el folleto de presentación de la familia religiosa, quién escribía las preces y hasta quien pintó la Cruz de Matará.

Inefables fueron los momentos de gozo profundo compartidos en los festejos: familias completas reunidas conversando, niños jugando, una serenidad y un espíritu de familia. Los había reunido la fiesta de la Cruz, podríamos decir que era esta su propia fiesta.

Habíamos querido celebrar con ellos la Exaltación de la Cruz y darles a conocer la Cruz de Matará; habíamos querido regalarles un momento de alegría en medio de las dificultades de sus días, y ellos se alegraron con nosotros, compartieron nuestra fiesta, trabajaron para ella junto con nosotros. Nos enseñaron con su actitud que el dolor vivido con amor puede transformarse en un sacrificio gozoso, que el dolor tiene sentido cuando es ofrecido por el bien de otros.

Una vez más hemos sido testigos de que la Cruz sigue atrayendo a las almas con la misma fuerza de siempre desde el aquel Viernes Santo en el Calvario; desde hace más de 500 años en Matará; hoy, desde Alepo…La cruz traspasa todas las fronteras. Siempre y desde cada confín del mundo Ella sigue siendo el faro y el centro de atracción, la insignia del cristiano y el punto de encuentro de las almas porque en ella reposa Aquel que dijo: “cuando sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia Mí” (Jn 12,32).

Publicado en Servidora del Señor y de la Virgen de Matará en Siria | Etiquetado , , | Deja un comentario